La Rioja

TERCERA TEMPORADA

Tuvo gracia Telecinco cuando el lunes anunció «el último programa de la tercera temporada de 'Hable con ellas'». La tercera temporada es una forma molona de llamar a la tercera intentona. Como traca final estuvo Willy Toledo. Mientras esperaba salir, tuiteó: «No me extraña nada el nivel intelectual de este país si esto tiene una audiencia masiva». No hombre, el nivel intelectual lo dan las páginas culturales de los periódicos sacando a Ruiz Zafón y a Falcones como si fueran Marguerite Yourcenar a punto de publicar 'Opus nigrum'.

Que no sufra. «Esto» no tiene, no ha tenido, una audiencia masiva. Lo que tiene son temporadas. Pero, claro, Sandra Barneda se molestó: «¿Tú te crees que somos idiotas en este programa?». Pregúntame a mí, pregúntame a mí. Toledo contestó: «Creo que esto no educa a nadie en ningún valor positivo. No ayuda a reflexionar ni a crecer en nada, todo es ruido». Parecía Valerio Lazarov: «La televisión es luz y ruido». Ibáñez Serrador tiene otra visión: «La televisión tiene que entretener y formar. Sobre esos dos pilares deberían caminar los programas de calidad». Ah, bueno, los programas de calidad, no 'El semáforo'. Pero mira, 'El semáforo', 'Hable con ellas' y 'Acapulco shore' (todos los 'shores') tienen el valor de ese entretenimiento que consiste en reírse del otro y sentirse superior a Cañita Brava, Alba Carrillo o Karime. El domingo, MTV estrenó la tercera temporada (esta sí) de 'Acapulco shore'. A Mane y Karime les han metido otras tres especímenes femeninas. Madre mía. Una de las nuevas tiene la habilidad de chuparse el pezón con mucha holgura. Seguro que mi madre habría podido porque se tocaba la nariz con la lengua y le sobraba un montón.

Willy Toledo se quejó de que tanto Mediaset como Atresmedia (los grandes productores cinematográficos) lo tenían vetado. Las que no están vetadas son las Campos, que estuvieron antes que él. Terelu y su hermana. Por la mañana, Ana Rosa Quintana había hablado con María Teresa Campos. Esto tiene que acabar. Una temporada, dos capítulos y las Campos se han expandido como el universo de Alvy Singer.