La Rioja

LA LOREN

Mi casa está llena de espejos' es una aproximación a Sofía Loren a través de su madre. En realidad es una miniserie que cuenta la historia de la madre de la Loren. Una miniserie de tres horas y media que La 2 emitió la noche del domingo. Realmente fue una re-emisión porque ya la habían puesto hace casi dos años, pero en este agosto de sequía televisiva fue lo más interesante del domingo, junto a la película que iba después, la mítica 'El extraño viaje', obra maestra de Fernando Fernán Gómez. Y entre tanta re-emisión y repetición, esta sí que tiene un sentido.

Volviendo a 'Mi casa está llena de espejos', se trata de una adaptación del libro de Maria Scicolone, hermana de la actriz, sobre la madre de ambas, Romilda Villani, aquí interpretada por Sofía Loren. Sí, la actriz da vida a su madre, un gran acierto pues nadie mejor que una actriz con el desgarro dramático de la Loren para interpretarla. Por supuesto, no se incide en aspectos críticos de la familia, pero tampoco los ignora. La miniserie es toda ella un largo 'flash back'. Cuando la actriz ganó el Oscar por 'Dos mujeres', la historia retrocede para mostrar a una jovencita adolescente de un pueblo napolitano que sueña con triunfar en las fotonovelas. Es la madre quien la empuja, la acompaña a Roma a las pruebas de 'Quo Vadis?' en Cinecitta y quien acaba permitiendo que su hija suelte amarras. También se muestra el enamoramiento de la actriz con Carlo Ponti y la relación de amor odio de Romilda, madre soltera, con el padre de sus hijas. Una personaje que se revela como una mujer atormentada, angustiada y sola. Escrita por la hermana de la actriz, muestra la relación de ésta con un hijo de Mussolini. Una historia de supervivencia familiar, un dramón... y un buen reflejo de la Italia de posguerra, que se ha rodado en los lugares reales donde transcurrieron los hechos.

La televisión nos ha acostumbrado a numerosos 'biopic', sobre todo 'hollywoodieneses', de todo tipo de personajillos intrascendentes, pero esta, afortunadamente, es diferente. La vida de la intérprete es mostrada a través de otros personajes en un juego de espejos. Nunca un título ha estado mejor puesto.