TRUHANES

JOSU EGUREN

Han pasado diecisiete años desde que Ricardo Darín pegase su primer gran campanazo en España con una película que, si no en la letra, está en el espíritu del primer guion conjunto firmado por Antonio Cuadri y Patxo Telleria. Podría haber forzado una analogía más cercana y patriótica a partir de 'Truhanes' (Miguel Hermoso, 1983) pero es 'Nueve reinas' la que late en el fondo de esta conspiración pícara con un suave barniz metacinematográfico que amaga sin golpear con la crítica a la situación de excepcionalidad que atraviesa la industria nacional. Puede que profundizar no sea necesario porque a muchos nos basta detectar el cameo (post cameo) de Fernando Colomo para entonar un ay por el que fue uno de los nombres clave del cine español, aunque su aparición invoca desde la simpatía un modelo que desde el presente se nos antoja caduco.

Comedia coral, en la que Jordi Mollà hace horas extra con una interpretación 2X1, 'Operación Concha' acumula escenas cargadas de gags y ocurrencias que puede que sean absorbidas por la porosidad del papel pero que en pantalla raramente llegan a funcionar. Lo sobreactuado de un diseño de producción que no se alinea con el discurso de la película vierte sobre el metraje una capa de glamour low cost que envejece de forma prematura, un problema que no parece ser tal para Antonio Cuadri pero que afecta a las transiciones entre el anverso y reverso de la ficción en la que se desdobla el protagonista.

Como suele ser habitual, es mérito de los secundarios la ilusión de continuidad de un relato que se sobreexplica por atención a la ingenuidad del espectador y siguiendo al dictado el modelo de 'El golpe' (1973), de George Roy Hill, aunque a Cuadri, que dirige con aseo, le faltan manos para sostener el interés por las subtramas que él mismo ha escrito.

Fotos

Vídeos