Uno de cada tres declarantes no marca ni la 'X' social ni la de la Iglesia

Varios contribuyentes acuden a Hacienda, en 2017, para hacer su declaración. :: rafa gutiérrez/
Varios contribuyentes acuden a Hacienda, en 2017, para hacer su declaración. :: rafa gutiérrez

Las organizaciones atribuyen el aumento de casillas en blanco a los efectos indeseados de las aplicaciones informáticas de Hacienda

ALFONSO TORICES

madrid. Uno de cada tres contribuyentes no marca la casilla que permite destinar el 0,7% de su declaración de la Renta a financiar programas sociales de las ONG ni la que permite al Estado entregar un porcentaje idéntico para sostener las actividades de la Iglesia católica. Este porcentaje se disparó el año pasado, cuando pasó del 30% al 33% de los contribuyentes, ya que 608.000 españoles se sumaron de golpe a los que en años anteriores no ponían 'X' alguna en la declaración, hasta alcanzar la cifra de 6,5 millones de personas.

Este fenómeno coincidió en el tiempo con un hecho inédito en la última década. En 2017 se redujeron de forma sustancial tanto las declaraciones que destinan parte de sus fondos a la Iglesia como las que piden que se entregue el 0,7% de sus ingresos a las 'Actividades de interés social', cuando estas cifras no había parado de crecer en uno y otro caso año tras año. Y algo todavía más curioso, los descensos del número de contribuyentes en 2017 son prácticamente idénticos, del 1,4% en el caso de la Iglesia y del 1,5% en el caso de la casilla social.

Tanto la plataforma de ONG que lanza cada primavera la campaña de la 'X Solidaria' como la Iglesia analizaron estos datos preocupantes para sus respectivos intereses y llegaron a la misma conclusión. Creen que se trata de un efecto indeseado derivado de la puesta en marcha de las nuevas aplicaciones informáticas de Hacienda, que en la campaña pasada de Renta universalizaron la confirmación y presentación de declaraciones por internet de forma simple e inmediata.

Entienden que se han dado dos efectos. El primero, que la mayoría de los 200.000 nuevos contribuyentes, que recibieron borradores con las casillas 105 y 106 (Iglesia y Social) sin marcar, no se percataron de ese dato y los confirmaron con ellas en blanco. Y, en segundo lugar, que otros contribuyentes veteranos, sobre todo a los que les salía la declaración a devolver, con la rapidez que permite el sistema (un simple OK), no prestaron atención a si tenían o no marcadas las casillas.

No ven más explicaciones. Han comparado los datos de ambos ejercicios y no hay diferencias de comportamiento por sexo, ni territoriales, ni siquiera ideológicas, pues los descensos en los dos ámbitos de subvención van en paralelo. Además, añaden, si se suma a los 400.000 declarantes que perdieron Iglesia y ONG respecto a 2016 con el número de nuevos contribuyentes salen justo los 600.000 españoles en que aumento el grupo de los que no puso equis alguna en sus declaraciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos