Tres corneados en el primer encierro

Uno de los mozos, bajo las reses. :: efe/Juan Pedro Urdiroz/
Uno de los mozos, bajo las reses. :: efe/Juan Pedro Urdiroz

Los heridos son dos corredores estadounidenses y un navarroCon menos público que otros años, los Cebada Gago abrieron la primera cita taurina de los sanfermines con una bonita pero peligrosa carrera

AGENCIAS

pamplona. Cuatro heridos, tres de ellos por asta de toro, es el balance del primer encierro de los sanfermines de este año, corrido ayer con la ganadería de Cebada Gago en el día grandes de las fiestas, en el que miles de personas se dieron cita en el casco viejo de Pamplona para honrar al santo, cuya capilla cumple trescientos años.

La jornada comenzó con el primer encierro de los sanfermines, con menos gente que otros años, que resultó ser una carrera bonita pero peligrosa al quedar rezagados dos toros.

Con medio minuto de diferencia en su llegada al coso entre la torada y los dos animales descolgados, el encierro duró finalmente dos minutos y cincuenta y cinco segundos y a su término cuatro corredores tuvieron que ser trasladados al Complejo Hospitalario de Navarra.

Después de una jota en honor a San Fermín interpretada por una mujer y su hija, ambas de la peña La Jarana, y los tres tradicionales cánticos de los mozos al santo pidiendo su protección, los 'cebaditas' abandonaron los corrales a las ocho de la mañana guiados por los mansos, pero pronto un toro color melocotón tomó la cabeza y en pocos segundos junto a él se situaban sus hermanos.

A buen ritmo y juntos superaron la cuesta de Santo Domingo y la plaza del Ayuntamiento, donde uno de los bureles, lanzando sucesivos derrotes, dejó dos empitonados.

El encierro continuó sin incidentes hasta la calle Estafeta, donde la manada se dividió al quedar descolgados dos toros cárdenos, que en su carrera propinaron pisotones y revolcones a varios corredores, y una cornada en una pierna a otro. Con medio minuto de retraso sobre sus hermanos, estos dos últimos Cebada entraban en el ruedo y caminado sin prisas a los corralillos.

Al final, cuatro mozos tuvieron que ser evacuados, tres por herida de asta: dos norteamericanos y un navarro. El cuarto herido es un irlandés que ha sufrido un traumatismo.

En la cuesta de Santo Domingo ha sido corneado el estadounidense A.P.O., de 29 años, en la región escrotal con pronóstico menos grave, y al final de esta calle, llegando a la plaza del Ayuntamiento, también lo ha sido su compatriota E.H.O., de 35 años, en la región torácica, igualmente menos grave.

El más grave es el navarro F.A.T., de 46 años, quien sufre una contusión craneal, herida en la frente y cornada en la región posterior del muslo derecho.

Minutos antes de iniciarse el encierro, un dron manejado por una persona de nacionalidad irlandesa sobrevolaba el recorrido. Esta persona fue sancionada con una multa de 1.500 euros por una actividad que incumple la Ordenanza de este acto.

Tras la emoción de esta primera carrera, los pamploneses y muchos visitantes asistían a la procesión y posterior misa en honor de san Fermín en su día. Miles de personas, en una mañana calurosa, se dieron cita en el casco viejo de la ciudad para ver pasar la imagen del santo acompañado por la corporación municipal en traje de gala y la comparsa de Gigantes y Cabezudos.

Hoy, peligrosos Escolar Gil

El encierro de hoy, sábado, estará protagonizado por los toros de la ganadería de José Escolar Gil, que pastan en Lanzahíta (Ávila) y regresan a Pamplona por tercer año consecutivo. En este tiempo han dejado 6 corneados y otros 17 heridos.

Tras la carrera, la fiesta continuará en la capital navarra con gigantes y cabezudos, actividades infantiles, recital de jotas, deporte rural, música y teatro de calle, fuegos artificiales, conciertos... Destaca entre estos últimos la actuación del grupo argentino Kumbia Queers en la plaza Compañía a partir de las 23.45 horas, donde versionarán a The Cure, Black Sabbath y Ramones, entre otros grupos, para contar historias de mujeres metaleras, punx y cumbieras.

Más

Fotos

Vídeos