Tras los pasos de Billy Elliot

Millán de Benito en la barra y junto a Aurora López Infante, directora de la academia. :: jonathan herreros/
Millán de Benito en la barra y junto a Aurora López Infante, directora de la academia. :: jonathan herreros

Tras superar varias pruebas, el joven bailarín logroñés acaba de ingresar en la Escuela de Billy Elliot para, una vez formado, salir a escena Millán de Benito se prepara para protagonizar el musical que triunfa en Madrid

ESTIBALIZ ESPINOSA

Logroño. De muy pequeño bailaba todo lo que sonaba en una caja de ritmos que tenían en casa, recuerda su padre. Con cuatro años probó con la danza y ahí sigue, en una carrera de fondo para convertirse en bailarín profesional. Su potencial, vocación y esfuerzo son sus mejores bazas para cumplir este sueño. Y también lo son para hacer realidad otro sueño más inmediato, interpretar a uno de los protagonistas del musical 'Billy Elliot' que actualmente se representa en el teatro Alcalá de Madrid.

Será ya para la próxima temporada cuando Millán de Benito, un jovencísimo logroñés de diez años, podría convertirse en Billy Elliot o en Kevin o en Michael, o en más de uno de los protagonista de la inolvidable historia que Stephen Daldry rodó en el año 2000 para el cine y que ahora triunfa en los teatros.

Días atrás hablamos con Millán en su academia de baile, la de Aurora López Infante, donde suma ya seis años de formación. «Me centro en el ballet, que es la base de todo, y también hago un poco de hip hop, moderno, español, contemporáneo, claqué...», nos contó.

A fecha de hoy, sin embargo, esta joven promesa del baile se encuentra en Madrid, donde residirá una larga temporada. Allí continúa con su vida de estudiante en un nuevo colegio y, por las tardes, asiste a la Escuela de Billy Elliot, de donde saldrá preparado para debutar sobre los escenarios.

La aventura de este futuro Eliot se remonta unos meses atrás, cuando Aurora López Infante supo del casting que se llevaría a cabo para formar una nueva remesa de protagonistas para este musical. «Se lo propusimos a Millán y a sus padres, porque nos parecía que daba el perfil, ya que no hay niños tan versátiles ni con las condiciones y expresividad de Millán», relata la propia Aurora.

«A finales de octubre pasado -continúa Estrella, madre de Millán- mandamos la documentación a Madrid y una semana después le llamaron para hacer el casting. Allí le seleccionaron con otros doce niños para realizar un taller intensivo durante tres fines de semana en Madrid y comprobar si tenían condiciones, soportaban la presión, si eran disciplinados, etc. y salió airoso».

El propio Millán recuerda aquel primer casting. «Entrábamos de tres en tres y teníamos que hacer un minuto y medio de danza, otro de monólogo cómico y otro de canto. Y luego te pedían otras pruebas más, según te veían, como pasos de ballet, interpretar con el director, etc. Había nervios, pero cuando estás ahí te relajas».

Superadas todas estas pruebas y tras disfrutar de las vacaciones navideñas en casa, Millán se encuentra ya en Madrid, donde se acaba de estrenar en la Escuela de Billy Elliot, con Víctor Ullate Jr. y Carmen Roche al frente. «Allí tienen una formación de 3 a 4 horas diarias, de martes a sábado, sobre todo de ballet clásico, claqué, interpretación, acrobacia... todo artes escénicas. No se sabe cuánto tiempo durará esta formación porque cada uno tiene su periodo de maduración para salir a escena; quizá un año o año y medio», explica su madre.

Cuando esto ocurra, Millán podría ser uno de los protagonistas de 'Billy Elliot. El musical'. Reconoce que el de Billy es su papel preferido, «aunque es muy difícil porque el musical dura más de tres horas y tiene números muy intensos». Y lo dice con conocimiento de causa, tras ver varias veces la película y el musical. En este último hay varios niños que se rotan en el mismo papel, dado que sólo les está permitido hacer dos funciones semanales, e incluso se renuevan cada temporada por tratarse de papeles ajustados a una edad muy concreta.

Con los pies en la tierra

Millán de Benito tiene muy clara su vocación de bailarín y desde hace seis años se viene preparando para ello en la Academia López Infante, a donde acude diariamente. «También voy a música y éste es mi tercer año en Piano elemental», dice, además de sacar buenas notas en el colegio, una de las exigencias para entrar en la Escuela de Billy Elliot.

¿Sus referentes en el mundo de la danza? «Me encanta la técnica y la expresión de Sergei Polunin y también Nureyev, Nacho Duato...», dice. Aunque más que llegar a ser como ellos lo que ahora le preocupa es centrarse en su formación.

«Sus profesores -reconoce López Infante- estamos enamorados de Millán. Su potencial es importante y ha ido avanzando más rápido que la mayoría porque tiene muchísima vocación, algo que no es normal para su edad. No le cuesta meter muchas horas en la academia, con lo cual su formación aumenta a pasos agigantados porque tiene condiciones».

Millán de Benito es el menor de tres hermanos varones y siempre ha tenido el apoyo de su familia. «Le apoyamos hasta el final -comenta su madre-, además, ya ves lo sensato que es y la vocación que tiene. Creemos que se merece esta oportunidad porque es muy trabajador». Una oportunidad, eso sí, en la que le acompaña su padre, Pelayo, quien se ha trasladado temporalmente con él a Madrid. Y aunque sus padres y hermanos son los que más alientan la vocación de Millán, son también quienes le mantienen con los pies en la tierra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos