Tras las huellas de un tal Jesús

Un momento de la charla de ayer en el Ateneo, con Gerardo Cuadra en primer término. :: juan marín
/
Un momento de la charla de ayer en el Ateneo, con Gerardo Cuadra en primer término. :: juan marín

La comunidad la Esperanza lleva medio siglo practicando cristianismo de base en Logroño Volcarse en los pobres, abrirse a los jóvenes y dejar de discriminar a la mujer en la Iglesia son retos del colectivo formado por Gerardo Cuadra hacia 1966

J. SAINZ LOGROÑO.

Llevan medio siglo en la frontera entre su pertenencia a la Iglesia católica y «una activa actitud crítica con aspectos como la estructura organizativa o sus planteamientos pastorales». La comunidad la Esperanza, un grupo de cristianos de base formado por Gerardo Cuadra en Logroño hacia 1966, celebró ayer en el Ateneo una charla en la que, además del sacerdote y arquitecto riojano, participaron Isabel Martínez, Pilar Criado y Paco Núñez. Hablaron de sus cincuenta años tras las huellas de 'un tal Jesús', aquel 'moreno de Nazaret' -como lo retrataron en la América Latina los teólogos de la Liberación- y se recordaron a sí mismos como un grupo de «mujeres y hombres libres comprometidos con la justicia social y la construcción del reino de Dios en la tierra».

Con influencia de la iglesia latinoamericana de los años sesenta, con un fuerte carácter popular y presencia en las áreas desfavorecidas, como las favelas brasileñas, y al amparo de las reformas religiosas impulsadas por el Concilio Vaticano II y la Conferencia del Episcopado Latinoamericano celebrada en Medellín, surgió un movimiento cristiano de organización de pequeños grupos que se reunían para reflexionar sobre los textos bíblicos y religiosos y poner en marcha acciones caritativas y solidarias. En América supuso uno de los antecedentes de la Teología de la Liberación y en España fue el germen de las llamadas comunidades de base, muy populares al final de la dictadura y durante la transición.

En La Rioja, con el precedente de Acción Católica (una forma previa de apostolado en la que los laicos se asociaban para el anuncio del Evangelio más allá de la jerarquía eclesiástica), el cristianismo de base surgió en Logroño a mediados de aquella década por iniciativa del padre Gerardo Cuadra y un pequeño grupo de personas que constituyeron la comunidad La Esperanza.

UNA FRASE Gerardo Cuadra Sacerdote y arquitecto «Nuestro objetivo siempre fue colocar la figura de Jesús de Nazaret en el centro de la vida religiosa»

«En el año 65 -recuerda Cuadra- regresé de estudiar en Roma y, después de algunas reuniones en Bilbao, empecé a pensar que el futuro y el papel de los grupos cristianos tenía que ir por otro camino diferente al tradicional. Entré en contacto con cristianos interesados en una forma activa de vivir la fe y en formar una comunidad de base de renovación de la vida religiosa».

Un pequeño grupo de aquellos 'cristianos de base' comenzó a reunirse en un salón cedido por las mojas del colegio La Enseñanza. Celebraban la liturgia y leían y debatían cuestiones religiosas: «Nuestro objetivo siempre fue colocar la figura de Jesús de Nazaret en el centro de la vida religiosa». Pero aquel ejemplo no eludía, más bien al contrario, cuestiones vitales y sociales en una época política tan conflictiva.

«Una relación muy difícil» con el obispo Abilio de Campo, francamente conservador, complicó los comienzos. «No aprobaba los invitados que yo proponía, pero discretamente pudimos traer a personas como el padre Llanos [el histórico 'cura obrero' de Vallecas]. Siempre hemos estado atentos a los cambios ideológicos y sociales».

Precisamente la acción social a través de la solidaridad ha sido una de sus principales preocupaciones en todo este tiempo. Ahora, después de épocas muy cambiantes, estos cristianos de base se encuentran más cómodos en el seno de una Iglesia guiada por el papa Francisco. Aunque son menos de medio centenar en el grupo que ahora se reúne en la parroquia del Buen Pastor, mantienen la esperanza en sus retos de siempre: la Iglesia de los pobres, acabar con la discriminación de la mujer en su seno y llegar a la juventud. Cosas como las que aprendieron de un tal Jesús.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos