Transparencia y lucha contra la desinformación, claves del negocio digital

Luis Enríquez, consejero delegado de Vocento, y Carina Szpilka, presidenta de Adigital. :: virginia carrasco/
Luis Enríquez, consejero delegado de Vocento, y Carina Szpilka, presidenta de Adigital. :: virginia carrasco

La tercera edición de Corporate Transparency Summit pone en valor la importancia de la comunicación total de las organizaciones

E. MARTÍNEZ

madrid. Máxima transparencia, pero con límites. Y saber cuáles son esos límites es la difícil tarea que se va gestando poco a poco en cada sector. En la tercera edición de Corporate Transparency Summit celebrado ayer en el Espacio Fundación Telefónica de Madrid, Luis Enríquez, consejero delegado de Vocento, lo explicó: «Nos estamos volviendo un poco locos con el tema de la transparencia», porque no solo se exige una transparencia profesional, sino también personal. «Parece que queremos que nos gobiernen robots que sean ejemplares, queremos saberlo todo de ellos», lamentó.

En su opinión, en los medios de comunicación hay que repensar cuál es su razón de ser, por qué los lectores, clientes y anunciantes te eligieron en un primer momento para posteriormente decidir cuál es la tecnología precisa para llevarlo a cabo. «La tecnología es un valor hasta que se convierte en una esclavitud. Es necesario el equilibrio», señaló Enríquez durante la mesa redonda 'Economía digital y confianza' junto a Carina Szpilka, presidenta de la Asociación Española de la Economía Digital (Adigital). La ex consejera delegada de ING en España afirmó que la dificultad de la digitalización es que «nos enfrentamos a un constante aprendizaje».

Lo más importante en este proceso, en palabras de Luis Enríquez, es «no olvidar nunca cuál es el bien o servicio que prestas a tus grupos de interés». Y en el caso de los medios de comunicación, no solo es que no se hayan resistido al cambio, «sino que hemos tenido demasiada prisa por cambiar, en buscar soluciones inmediatas». El consejero delegado de Vocento se mostró convencido de que lo que se hizo mal en el pasado es «la distribución gratuita del contenido».

Las 'fake news' o noticias falsas es un concepto muy de moda. Sin embargo, es tan amplio que Borja Bergareche, director de Innovación Digital de Vocento, aseguró que a él no le gusta este término porque «conduce a muchos equívocos». En su opinión, lo que explica los «serios problemas democráticos y filosóficos» es la velocidad y el volumen de la desinformación en la era de los algoritmos. ¿A qué nos referimos con algoritmos? «A Facebook, Google, Amazon... y todas las empresas que han desarrollado estos sistemas en los que un ser humano le dice a un robot que cuando pase A hagan B», explica Bergareche.

Es decir, lo que es nuevo es la distribución algorítmica de la información. Es más, aunque tenga apariencia de información, no lo es. «Lo nuestro es el oficio de la información, no es el negocio de la mentira», señaló el director de Innovación Digital de Vocento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos