«Me fui de aquí tocando charanga y ahora tengo la suerte de volver como profesional»

El saxofonista logroñés Daniel Niño, líder del grupo Los Saxos del Averno, que actúa en el V Cameros Blues Festival.
/JUAN PÉREZ-FAJARDO
El saxofonista logroñés Daniel Niño, líder del grupo Los Saxos del Averno, que actúa en el V Cameros Blues Festival. / JUAN PÉREZ-FAJARDO

El músico logroñés regresa a La Rioja para actuar en el V Cameros Blues Festival con su banda, Los Saxos del Averno Daniel Niño Saxofonista

DIEGO MARÍN A. LOGROÑO.

Comenzó sus estudios musicales en el Conservatorio de La Rioja, se graduó en Salamanca y completó su formación con un postgrado de Jazz en el Instituto Superior de Arte de La Habana. El saxofonista logroñés de 34 años Daniel Niño reside en Madrid, donde lidera el grupo Los Saxos del Averno, que actuará a la 1 de la madrugada de mañana, sábado, al domingo en el V Cameros Blues Festival, de Laguna de Cameros. Anteriormente ha colaborado con músicos como Depedro, Vinila Von Bismark, Julián Maeso, Bart Davenport, Ogun Afrobeat, Forastero y Pájaro, y ahora presenta el primer disco de Los Saxos del Averno, 'Roasted Sinner'.

-¿Qué supone para usted, en lo personal, venir a actuar a La Rioja, al Cameros Blues Festival?

-Actuar en La Rioja siempre es una alegría inmensa. Yo me tuve que ir a los 18 años porque aquí era imposible trabajar de lo mío. Me fui de aquí tocando charanga y ahora tengo la suerte de volver como profesional. La pena es que llevo más de diez años trabajando como músico y ésta va a ser la segunda vez que vengo a La Rioja... Aún quedan algunos bastiones de la música en directo como el Biribay, el Stereo y el festival de jazz de Ezcaray, que aguantan a pesar del poco apoyo que reciben. No creo que el problema sea que a los riojanos no nos gusta la música, todo apunta a que el problema viene de las instituciones. Sin embargo, creo que hay esperanza para la cultura en mi tierra y cada vez que vengo a tocar siento que estoy aportando mi granito de arena y me hace muy feliz. Me encanta que los riojanos tengan la oportunidad que yo no tuve de disfrutar del directo.

-Los Saxos del Averno acaban de editar un primer disco después de haber sido sección de acompañamiento para otras formaciones. ¿Por qué esa 'independencia'?

-Fue un proceso natural. El proyecto nació como cuarteto de saxofones que acompañaba al grupo de rock Ginferno. Con ellos obtuvimos el galardón al Mejor Álbum de Músicas del Mundo en los VI Premios de la Música Independiente, pero después nos separamos. Yo sentía que tenía un proyecto al que aún le quedaba recorrido, y cuando recibí la llamada de Pájaro para que participásemos en su disco 'He matado al Ángel' empecé a darle vueltas a la idea de convertirlo en una banda independiente. Después grabamos con Julián Maeso y con Vinila Von Bismark, y por el camino Chavi Ontoria y yo empezamos a perpetrar la nueva formación y componer. La idea de que el 'frontman' fuera una sección de saxos me encantaba, así que reclutamos al mejor batería que podíamos tener, Miguel Benito 'Pete', y comenzó la aventura.

-En el disco cuentan con la colaboración de músicos como Julián Maeso y Pájaro, dando, de alguna manera, 'la vuelta a la tortilla', ¿no?

-Es bastante curioso, hemos pasado de ser los invitados a ser los anfitriones. Es nuestra forma de darles las gracias por confiar en el Averno para hacer los arreglos de sus discos. Son artistas que admiramos, y no nos podíamos imaginar a nadie mejor que a ellos para que defendieran nuestras canciones. Y lo mejor de todo esto es encontrarte en los directos a Roi cantando los temas de Anaut, a Julián los de Pájaro... porque en los directos todos cantan lo de todos, es como una orgía musical, y es muy gratificante ver cómo cada uno dota de su propia personalidad los temas de los demás. La música está muy viva.

-¿Hay espacio o mercado en España para el tipo de música que defiende Los Saxos del Averno?

-No paramos de tocar. Creo que la gente valora cada vez más este tipo de música. Mambo Jambo, un grupo instrumental liderado por el saxofonista Dani Nel.lo, es cabeza de cartel de un montón de festivales, y yo mismo, con The Limboos, estoy tocando en un montón de festivales por España y Europa que mueven a miles de personas. Obviamente, no podemos competir con los grupos más 'mainstream', ellos tienen una infraestructura enorme, y mucho dinero, para poder sonar en las radios y en las teles y que te acaben gustando aunque no quieras (efecto 'Despacito'). Si el 'mainstream' pusiera el foco en la música negra, en el jazz o incluso en las jotas, todos los adolescentes harían sonar el 'Calle Mayor de Logroño' en sus móviles en lugar de bombardearnos con 'reggaetón'.

-En su repertorio hay temas propios y composiciones de clásicos como Herb Hardesty. ¿Cómo y por qué eligen esos homenajes?

-Los temas de Herb Hardesty son imprescindibles. Él fue el saxofonista fetiche de Fats Domino, le gustaban las formaciones con un montón de saxos y sus composiciones son una delicia. Falleció el año pasado y no podíamos dejar de grabar algún tema suyo para homenajearle. El resto de las versiones que tocamos no están elegidos tanto por el autor como por las canciones en sí.

-Y en su caso, ¿qué cree que se puede transmitir con el saxofón?

-Todo. Para mí la voz es un instrumento, con lo que el saxo es mi voz.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos