Dos terremotos sacuden una zona de Guadalajara que se postuló para albergar el cementerio nuclear

J. V. MUÑOZ-LACUNA TOLEDO.

La mitad sur de la provincia de Guadalajara se agitó ayer con dos terremotos que despertaron a miles de personas en decenas de pueblos. El primero, de 3,7 grados en la escala de Richter, tuvo su epicentro en la localidad de Yebra y se originó a once kilómetros de profundidad. El segundo, de 3,5 grados, en el vecino pueblo de Almoguera. Ninguno de los dos causó daños personales.

Yebra fue, precisamente, uno de los pueblos que en 2010 se ofreció para acoger el cementerio nuclear español o Almacén Temporal Centralizado (ATC) que finalmente se adjudicó a Villar de Cañas (Cuenca). A pesar de estos dos seísmos, el alcalde de Yebra, Juan Pedro Sánchez, que hace siete años defendió la candidatura de su pueblo para quedarse con el cementerio nuclear, sigue pensando que «Yebra es un buen lugar para el ATC porque un terremoto no afectaría y estos centros están preparado para movimientos sísmicos mayores. Sigo pensando que Yebra era la mejor opción técnicamente», reiteró.

En cambio, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, dijo que estos terremotos «explican un poco más por qué el Gobierno manchego se opone al ATC en esta región». Según García-Page, en Villar de Cañas «hay más riesgo sísmico que en Yebra».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos