El temporal de nieve provoca retrasos en los trenes y cancelaciones en Barajas

Operarios reparan la catenaria de la línea León-Gijón. :: Reuters/
Operarios reparan la catenaria de la línea León-Gijón. :: Reuters

J.L. ÁLVAREZ

Madrid. El segundo temporal del invierno dejó ayer a más de media península cubierta de nieve. Si el registrado el fin de semana de Reyes afectó especialmente al norte y centro del país, el actual se extendió hacia el sur y el este del Sistema Central y hoy afectará de manera especial al noreste de la península.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) lo anunció el jueves y el pronóstico se cumplió con creces. Si el fin de semana los efectos de la nieve no tuvieron mayores repercusiones, los copos, que arrecieron con fuerza durante la madrugada de ayer, comenzaron a cuajar en el centro, incluida la ciudad de Madrid, Castilla-La Mancha y la Comunidad Valenciana, donde provocaron decenas de incidencias.

Hacía años que el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas no cerraba sus pistas a causa de la nieve. Ayer sus responsables suspendieron por espacio de dos horas los despegues en dos de las cuatro pistas. Eran más de las 10:30 horas cuando la nieve comenzó a caer con una fuerza poco habitual en Madrid. En media hora, las pistas de Barajas, como ocurrió en muchos barrios de la ciudad, recogían de tres a cinco centímetros de nieve. Ante esta situación, se optó por suspender los despegues mientras Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) activaba el 'plan de invierno' para limpiar las pistas. Los trabajos para la retirada de nieve y vertido de fundentes se prolongaron hasta las 15:00 horas. Fuentes del organismo aeroportuario informaron de que a las 19:00 horas habían sido cancelados en Barajas 70 vuelos -33 llegadas y 37 salidas- y fueron desviados seis vuelos (dos a Barcelona y cuatro a Valencia) de los 1.075 programados, lo que representa un 7% del total.

Tampoco fue un lunes sencillo para los responsables del administrador de infraestructuras ferroviarias Adif y de Renfe. Las intensas nevadas caídas obligaron a que los trenes AVE tuvieran que reducir su velocidad a 160 kilómetros por hora. Esta medida afectó a las líneas que unen Madrid con Barcelona, Valencia, Alicante y Ciudad Real, que sufrieron las consecuentes demoras sobre el horario previsto.

Los trenes Alvia también vieron condicionados su servicios. La línea más afectada fue la que une el Principado de Asturias con la meseta, debido a la acumulación de nieve en las vías que cruzan la cordillera cantábrica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos