«Cualquier tema se puede tocar con humor, que es como mejor entran las cosas»

La compañía Yllana celebra hoy su 25 aniversario en el Bretón de Logroño (19,30) con 'Lo mejor de Yllana' Jony Elías Actor

ESTÍBALIZ ESPINOSA LOGROÑO.

El primer trabajo de Yllana fue un número para una reunión internacional de la Unesco celebrada en España. ¿Cómo comunicarse con personas de todo el mundo? Sin palabras, fue la respuesta. La cosa funcionó tan bien que a partir de ahí, y de un chiste sobre toreros, nació 'Muu!'. De aquello han pasado ya 25 años. Hoy estarán festejando sus bodas de plata en Logroño, en el Teatro Bretón, con una selección de los mejores números que han jalonado su carrera y que reúnen en el espectáculo 'Lo mejor de Yllana'. Sobre ello nos habla uno de sus integrantes, Jony Elías (al que acompañan en escena Fidel Fernández, Juan Ramos, Luis Cao y Juanfran Dorado).

-En este espectáculo reunís en 25 sketch lo mejor de vuestros 25 años. ¿Quién ha decidido qué es lo mejor de Yllana en este tiempo?

-Había números que tenían que estar porque es lo más representativo de la compañía y algunos los descartamos porque, fuera de su contexto, bajaban un poco el ritmo o eran más difíciles de encajar. Al haber tanta variedad de personajes hay que presentarlos muy rápido y hay que ir más al grano. Pero ha sido apasionante y se han quedado muchos gags por el camino, así que tenemos para hacer 'lo mejor de Yllana II', 'lo mejor de Yllana III', IV...

LA FRASE«Después de 25 años hemos decidido continuar como hasta ahora, creando y haciendo reír a la gente»

-¿Y cuál es su debilidad?

-Hay un sketch que creo que engloba lo que es la compañía y el que hacemos a modo de bis, y es el de los pajaritos. Al principio es muy bonito, con un humor muy blanco, pero poco a poco se va poniendo gris, negro... Además se cierra con la participación del público arrojando calcetines a esos pajaritos a modo de perdigones. Y esa imagen que nosotros tenemos de la gente mayor comportándose como niños y la que tiene el público de nosotros siendo derribados como muñecos de feria es impresionante.

-Compléteme esta frase: «El nuestro es un humor sin palabras, provocador, sin censura...».

-Yllana, además, es puro rock and roll. Me gusta definir nuestro humor como lo has dicho tú, y creo que todo eso se engloba en el rock and roll.

-En estos 25 años de trayectoria, ¿cómo diría que ha evolucionado la compañía?

-Empezó un poco por casualidad, entre unos amigos de la escuela de teatro que empiezan con inquietudes a montar algo, poco a poco va creciendo y se convierte en una empresa. Ahora mismo es una fábrica de alegría y de humor, porque Yllana no sólo hace sus espectáculos sino que coproduce para otra gente, dirige otros espectáculos por el mundo. Desde el punto de vista artístico, Yllana empezó con 'Muu!' y 'Glup, Glup', dos montajes de humor bastante blanco, y de repente dio un gran salto con '666', de un humor totalmente negro y macabro sobre el corredor de la muerte. Ahí se introduce la crítica social y creo que fue el punto de inflexión de Yllana. Desde entonces nuestros espectáculos son muy teatrales, tienen esa dosis súper de humor y, a la vez, dejan un mensaje crítico plantado. Nos gusta tratar la estupidez del ser humano. Yllana va evolucionando para bien, y que siga.

-Lo que no ha cambiado es el reparto, que siempre ha sido masculino.

-Sí, siempre estamos ahí los chicos. Desde el principio el equipo fueron cuatro chicos, pero las producciones en otros espectáculos de Yllana, como The Hole o, ahora mismo, el del Florida Park, sí hay chicas. También tenemos espectáculos familiares -actualmente 'Chefs'- donde está Susana Cortés, la única chica de la compañía estable de Yllana y la única que sobrevive entre tanto gorila.

-¿Cómo se gesta un gag de Yllana?

-Es una creación colectiva. Buscamos primero un tema que nos pueda dar juego, y de ello hablamos durante meses entre los actores y con los directores, David Otone y Juan Ramos. Después, cada uno empieza a lanzar ideas, te haces tus gags en la cabeza hasta que nos juntamos todos en el local de ensayo, y allí estamos metidos tres o cuatro meses creando ese espectáculo.

-La máxima de la compañía es que no hay tema que no se pueda tocar con humor y sin palabras. ¿Ningún tema es la excepción?

-Creo que todo se puede tocar con humor, que es como mejor entran las cosas, ya que cuando te estás riendo parece que pones menos barreras. Todo se puede tratar porque si lo haces con humor y respeto no dejas de ser un payaso, y para eso están los payasos, para reírse de cosas que otros no se atreven.

-Cuando uno celebra un aniversario tan redondo como los 25 años suele parar a reflexionar o a replantearse las cosas. ¿Le ha ocurrido a Yllana?

-Sí, claro, nos hemos planteado cómo seguir, y hemos decidido hacerlo como hasta ahora, sin detenernos mucho a pensar si gustará o no nuestro trabajo porque siempre hemos funcionado por intuición. Aunque, obviamente, después de 25 años tienes un bagaje y una experiencia, y sabes lo que funciona y no, los errores que has cometido y seguirás cometiendo. Pero creo que el balance es superpositivo y seguiremos creando y haciendo reír a la gente.

-El vuestro es un humor sin palabras. ¿Pero qué es lo que realmente deja sin palabras a Yllana?

-Como compañía... podría haber sido el momento de la subida del IVA cultural, aunque ahora parece que se está rectificando.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos