«El teatro así te reconcilia con tu vocación»

Rebeca Hernando en 'Todo el tiempo del mundo'. :: v. rábade
/
Rebeca Hernando en 'Todo el tiempo del mundo'. :: v. rábade

Rebeca Hernando Actriz

J.S. LOGROÑO.

'Todo el tiempo del mundo' también supone el regreso al escenario del Bretón de Rebeca Hernando después de la shakesperiana 'Noche de reyes' con Eduardo Vasco (2013). La actriz riojana comenzó en el Teatro Pobre de La Laboral y, tras licenciarse en la Resad, formó parte de la Compañía Nacional de Teatro Clásico y de Noviembre Teatro. También ha sido Doña Inés en el montaje 'Don Juan en Alcalá'. Y ahora, manteniendo su irrenunciable compromiso con el teatro, habita la zapatería de Pablo Messiez.

-¿Qué tiene de especial esta obra?

-Está llena de poesía, con un texto muy íntimo y hermoso lleno de sentimientos. A nosotros mismos, que empezamos a trabajar en ella hace dos años, nos sigue emocionando.

«El teatro de Pablo Messiez es la vida y es el corazón puesto en el escenario para todos»«Actuar en Logroño es muy especial porque quiero que mi gente entienda lo que hago y por qué lo hago»

-¿Cómo es el trabajo con un autor que escribe para los actores?

-A Pablo le gusta pasar el texto por los actores e ir revisándolo con mucho mimo ensayo tras ensayo. Trabajamos desde un sitio muy sensible -no sensiblero- estando muy alerta para que las cosas sucedan sin forzarlas. Tenemos que estar a tope y aportar lo que somos, no desde lo ficticio, sino desde la verdad.

-¿Cómo llegó a este proyecto?

-Casi todo el elenco habíamos trabajado ya con Pablo en 'Los brillantes empeños' (2013) y nos gustamos y nos quisimos mucho. Cuando pensó en este proyecto pensó en nosotros. Y para primavera tenemos otro proyecto juntos.

-¿Qué tiene Messiez?

-Pablo es un artista, un hombre de teatro con una entrega absoluta a lo que hace. Trabaja desde el respeto y el cariño y con la honestidad de hacer aquello en lo que cree. Por eso sus trabajos son tan verdaderos y el espectador los recibe con mucha limpieza. Es la vida y es el corazón puesto en el escenario para todos.

-¿Son proyectos así los que afianzan la vocación a pesar de la precariedad del sector?

-Los actores estamos acostumbrados a la precariedad y, aunque a veces nos planteemos si merece la pena seguir así, proyectos como este te reconcilian con tu vocación.

-Nunca ha hecho televisión.

-Es que requiere mucha dedicación y yo siempre he elegido el teatro.

-¿Por qué lo tiene tan claro?

-Es lo que he hecho desde que empecé con Fernando Gil en el Teatro Pobre. Es lo que he hecho siempre.

-¿Qué siente en el Bretón?

-Es muy especial y me pongo siempre muy nerviosa porque quiero dar lo mejor y que mi gente entienda lo que hago y por qué lo hago.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos