«Tengo la suerte de elegir entre dos cosas que me gustan, un privilegio alucinante»

Leonor Watling y Alejandro Pelayo, miembros del grupo musical Marlango, posan en una imagen promocional. :: L.R./
Leonor Watling y Alejandro Pelayo, miembros del grupo musical Marlango, posan en una imagen promocional. :: L.R.

El grupo musical actúa hoy en el Museo Würth La Rioja a las 20 horas dentro de las actividades del décimo aniversario de la institución Leonor Watling Actriz y cantante de Marlango

DIEGO MARÍN A. LOGROÑO.

En el año 2004 la actriz Leonor Watling dio el salto a la música como cantante del grupo Marlango. Madrileña de 42 años que se había dado a conocer como actriz e icono erótico, sobre todo, con las películas 'Son de mar' de Bigas Luna, 'Hable con ella' de Pedro Almodóvar y 'Mi vida sin mí' de Isabel Coixet, emprendió entonces dos trayectorias paralelas. Por una parte, acaba de mantener en televisión la serie 'Pulsaciones' y este año estrena la película 'La madre que la parió'. En cambio, con Marlango, banda de 'soul', jazz y blues formada junto al pianista Alejandro Pelayo y en la que participó el trompetista Óscar Ybarra, suma ya cinco discos de estudio, más recopilatorios y un directo, el último de ellos 'El porvenir' (2014). Con motivo del décimo aniversario del Museo Würth La Rioja Marlango actuará en el jardín escultórico de sus instalaciones del polígono industrial El Sequero de Agoncillo a partir de las 20 horas «con acceso gratuito (hasta completar aforo).

-¿En qué situación está Marlango? Hace tres años que no lanza nuevo disco...

-Estamos preparando disco nuevo, componiendo, y con muchas ganas, muy metidos en eso y, a la vez, tocando muchísimo. Tenemos conciertos todo el año y vamos a ir a México otra vez. Estamos muy metidos en esa mezcla de intentar escondernos y escribir y, a la vez, hacer lo que más nos gusta, que es tocar en directo.

LAS CLAVES«Estamos preparando disco nuevo, componiendo, y con muchas ganas, muy metidos en eso» «Lo que yo tengo que hacer es compatibilizar dos agendas, pero no es tanto» «Fue una evolución, como un proceso natural, un elemento más de la música, no una decisión 'a priori'»

-¿Está muy condicionado el grupo por su otra faceta artística, la de actriz, si le surgen trabajos?

-Igual en el pasado más, ahora bastante menos. Lo que yo tengo que hacer es compatibilizar dos agendas pero no es tanto. Hay periodos de barbecho naturales de composición pero no tanto por los otros trabajos que tenemos.

-¿Sería capaz de elegir ahora una de las dos facetas?

-No, no podría. ¡Menos mal que no tengo que hacerlo!

-Pero, aunque no sea algo definitivo, en algún momento se habrá visto obligada a rechazar algún trabajo de una de las dos disciplinas por incompatibilidad, ¿no?

-Exacto. La suerte que tengo es que puedo elegir entre dos cosas que me gustan mucho, algo que me parece un privilegio alucinante.

-En la discografía de Marlango ya hay mitad y mitad de trabajos cantados en inglés y en castellano. ¿Por qué decidieron ese cambio?

-Fue una evolución. Desde el principio, en directo, cantábamos tanto en inglés como en castellano y también grabábamos alguna versión. Yo creo que fue producto de viajar, de ir a Argentina y a México, como un proceso natural. Ya hemos hecho dos discos en castellano y este nuevo disco que estamos preparando también lo es, pero no estamos cerrados. También hacemos versiones en francés e italiano. Es un elemento más de la música, no una decisión 'a priori'.

-¿Tuvieron miedo de pasar del inglés al castellano? ¿Y fue comparable al que, quizá, pudo pasar de ser actriz a también cantante?

-Eso dio más miedo. Cuando sacas un disco siempre tienes curiosidad, dudas, ganas, miedos... pero siempre, no más por ser en español. Quizá sí tienes curiosidad en si cambia el tipo de público pero, en realidad, como no fue algo forzado, hasta que no grabamos las canciones tampoco cambiamos de estilo.

-¿Y qué fue del tercer miembro de Óscar Ybarra, el trompetista?

-Le echamos muchísimo de menos porque se fue a vivir a Chicago con ilusión. Es amigo.

-¿Plantean su posible vuelta o una sustitución?

-Mandan las canciones, en realidad. Cuando se fue Óscar, a la hora de componer, empezamos a dejar de escribir líneas para trompeta. Las canciones que estamos haciendo ahora no sé muy bien hacia dónde van a ir pero sí que tienen algo de esa textura que tenía la trompeta.

-¿Su concierto de hoy en el Würth tendrá el componente de improvisación al que acostumbran cuando actúan Alejandro Pelayo y usted en formato de dúo?

-Vamos con banda entera, que siempre es muy divertido y un regalo para nosotros. Aunque vamos libres, estamos un poco más atados porque con seis músicos no puede hacer lo que hacemos habitualmente cuando vamos Alejandro y yo solos, que es cocinar en el escenario. Siempre vamos muy abiertos y atentos al público, pero con banda siempre vas un poco más ordenado.

-Entonces, sí habrá lista de canciones predeterminada hoy en el Museo Würth La Rioja, ¿no?

-Sí. Pero como llevamos muchos años tocando juntos, aunque llevemos una lista de canciones nos sabemos muchísimas más que podemos tocar. Tenemos recursos para acompañar la velada que sea. Si, de repente, notas que todo el mundo va en un dirección, tenemos canciones para acompañar eso. Nunca hemos hecho un concierto totalmente blindado sino que siempre estamos abiertos.

Fotos

Vídeos