«Tenemos la suerte de ser efímeros y si eso se acepta, es un regalo»

Fidel Delgado abre  hoy la sesión vespertina del foro. :: /  L.R.
Fidel Delgado abre hoy la sesión vespertina del foro. :: / L.R.

La primera sesión del VI Foro de Espiritualidad acoge hoy la charla 'Soy efímero y eterno... a la vez' con Delgado como maestro de ceremonias Fidel Delgado Psicólogo clínico

M. SOBRINO LOGROÑO.

Fidel Delgado tiene la sabiduría que da acercarse a la muerte. Y no solo una vez, sino que durante años, como psicólogo clínico, ha acompañado y ayudado a pacientes a mirar y encarar esa «nueva frontera». De esos encuentros, una teoría: la de que la vida es cambio y lo estático, antinatural. Esta tarde en Logroño, en el VI Foro de Espiritualidad que en la sesión de hoy será también el altavoz de Ana María Schlüter, Alejandro Rocamora y Francisco Martínez, Delgado compartirá con los asistentes la necesidad de abandonar las etiquetas que nos constriñen. Sólo hay que dar el paso.

-Viene a Logroño para hablar de ser efímero y eterno a la vez. ¿Podría desarrollarlo?

-Es cierto que es un título un poco rarito para una charla (risas). Básicamente se trata de compartir con los que vayan esa especie de bipolaridad que tenemos todos los humanos por ser humanos. Somos un Ser con mayúscula, originalmente lleno de posibilidades e ilimitado. Esto no es una expresión 'misticoide', sino que ya es la ciencia la que dice que todos somos en cierto aspecto energía ilimitada, onda, y a la vez tomamos una forma muy determinada, somos partícula. Lo que yo quiero es desarrollar el hecho de ser capaces de muchas formas y transformaciones, a no ser que ocurra el famoso fenómeno del apego.

«Quien no abandona los tópicos acaba siendo esclavo de su sistema de clasificación»

-¿En qué consiste?

-Nos adherimos a un perfil o forma de ser, nos creemos que somos así y ya tiramos para delante con el famoso dicho 'genio y figura hasta la sepultura'. Mucha gente tiene su vida hecha, cree ser de una determinada manera y cuando le dices que puede cambiar y que seguramente cambiará muchas veces, se resiste. Nos resistimos porque nos hemos acomododado o porque, aunque no estemos cómodos porque llevemos algún sufrimiento, soportamos una forma de ser o de vivir sin introducir los cambios que la vida nos regala.

-¿Qué nos lo impide?

-Pues hay muchas razones. Por una parte vivimos en un mundo, en un sistema, que nos ha otorgado un carnet de identidad que viene a simbolizar que ya está, que tú eres ese, con ese perfil y esa ubicación. Eso te indica nuestra tendencia a identificarnos con una forma de ser, como quien dice 'yo soy tímido'. Ésta es una expresión un poco fosilizante que nos deja apalancados en una forma, pero la vida no acepta las formas estables y todos los días empuja para transformarmos, por las buenas o por las penas. Aunque te resistas, te da un empujón, un coscorrón, y todo lo que tenías como algo fijo y que creías que iba a durar se vuelve efímero. Tenemos la suerte de ser efímeros y si eso se acepta, es un regalo.

-Sólo hay que atreverse a dar el paso.

-Eso es, y cambiar el enfoque, muchas veces heredado, de decir 'este es así'. A muchas personas las etiquetamos según las vemos: yo puedo ser un pesado un día y al siguiente estar más ligero y ser majo. Por eso fosilizar a cualquiera con una etiqueta es delicadísimo porque va contra la vida, que es cambiante.

-¿Cree que en nuestra sociedad existen demasiadas construcciones sociales?

-Claro, es un tópico que nace muchas veces de nuestra pereza mental para ser capaces de ver los cambios de la vida. Por eso es muy cómodo etiquetar y etiquetarse de una manera y así no tener que volver a revisar las cosas. De ahí salen los 'topiquísimos' que hay sobre nacionalidades, regionalidades, razas, colores... Yo creo que esa es una de las invitaciones más urgentes de la vida, la de abandonar los tópicos para permitirnos evidenciar los cambios que hay constantemente. Si no haces eso, acabas siendo esclavo de tu sistema de clasificación.

-Contra esa pereza mental de la que habla, usted ha encontrado que el humor es el mejor recurso.

-Sí, porque humor quiere decir fluido y fluir es la esencia del vivir. Lo que pasa es que nosotros congelamos la vida para manejarla mejor y tener sensación de dominio sobre ella, pero es una crueldad sobre nosotros mismos, porque en vez de disfrutar de ser efímeros, lo tememos. Nos preocupa qué nos va a pasar, cuando lo cierto es que todo pasa y nada queda. Lo estable soy yo, simplemente porque soy. Es lo que quiero explorar, qué es estable y qué es inconstante.

-¿Cómo llega hasta ahí a partir del humor?

-Yo hasta lo escenifico. En las charlas me visto de una cosa o de otra, me muevo por el escenario. El escenario significa el mundo, donde a no ser que yo me agarre al podio y a una sola forma de expresión, puedo moverme, puedo jugar. Incluso los que están enfrente, cada uno en una silla, pueden imaginar otras cosas y ponerlas en práctica gracias a su mente y a su imaginación. Por eso la imaginación creadora y creativa es la que nos libera de la esclavitud de las etiquetas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos