La 'suerte' del PP con el 155

Imagen del número premiado que llevaban los senadores el 27 de octubre. :: once/
Imagen del número premiado que llevaban los senadores el 27 de octubre. :: once

Cinco senadores populares ganan «un pellizco» del cuponazo al jugar un número acabado en 155

YOLANDA VEIGA

Salvo 'Danielle', la extraterrestre del anuncio del 'Gordo' de Navidad de Amenábar, que se confía a la suerte con la esperanza intacta de quien juega por primera vez, el resto tratamos de 'encaminar' el azar. Darle una pista, un empujoncito a la suerte... A ver si con el trece, con los dos patitos, con la niña bonita... Este año, por razones obvias, la terminación más codiciada para el llamado sorteo de la salud es el 155. La aplicación de este artículo de la Constitución en Cataluña ha convertido a esta combinación de tres números en una suerte de talismán y debe haber pocas administraciones a las que les quede algo a estas alturas. Ya por delante, que pongan las cifras que sean.

¿93155, por ejemplo? Pues no suena mal, debieron pensar los cinco senadores del Partido Popular que se animaron a tentar a la suerte precisamente aquel día. Era 27 de octubre, el Senado acababa de aprobar la propuesta del Gobierno de Mariano Rajoy para la intervención en Cataluña, y los cinco senadores del PP -cuatro de ellos andaluces y otro asturiano- hacían tiempo en el aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid hasta que llegaran los vuelos de vuelta a casa. Echando el rato por el aeropuerto se fijaron en un número que «les hizo gracia»: el 93155, por aquello de seguir con la dinámica del día. Y lo compraron.

La cosa habría quedado en anécdota para contar en casa al llegar -y en papel mojado, que es como acaban casi todos los cupones- si aquel número no llevara premio: 100.000 euros. Porque el 93155 coincidió con uno de los llamados 'seis premios' adicionales que tiene el 'cuponazo' de los viernes, una especie de generoso premio de consolación para el que no se lleve el premio grande: nueve millones. Y todo esto por la módica inversión de tres euros, aunque también hay una versión 'XXL' de cinco euros, que tiene el doble de premio.

No ha trascendido si apostaron a lo económico o a lo grande -se cree que fueron prudentes-, ni si compartieron boleto o cada uno llevó uno. En el 'peor' de los casos, si compraron uno para los cinco, les tocó a 20.000 euros por cabeza, que restado el 20% que se queda Hacienda quedaría en 16.000. Si apostaron uno cada uno se habrían embolsado 80.000 euros. Porque además de sonreírles la suerte con la combinación de cinco dígitos, debieron acertar también con la serie (la 115 ese 27 de octubre). Lo de la serie se da por supuesto porque en caso de no haberla acertado el premio sí habría sido anecdótico: 300 euros. Y no les habría llegado para invitar a comer a todos los senadores andaluces, que es lo que cuentan que hicieron los cuatro agraciados.

Ellos han logrado mantener el secreto de su curiosa fortuna un mes largo y aunque ayer se supo de la coincidencia, no han desvelado cuánto se llevaron cada uno. Se dice que ha sido un «pellizco», que es una manera muy cómoda de decir lo que te ha tocado sin decirlo. Y en su círculo aseguran que no les dará para retirarse, aunque en esto también las necesidades económicas para un cómodo retiro son unas cuentas muy personales.

De momento, todos los senadores siguen fichando, así que no se sabe con total seguridad quiénes han sido los senadores afortunados. Algunas fuentes asegura que se trata de los almerienses Luis Rogelio Rodríguez, Isabel Sánchez, Eugenio González y Rosario Soto y del asturiano Mario Arias, aunque en esto de la fortuna se impone siempre la discreción entre los agraciados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos