«Shakespeare siempre es un gran espectáculo»

Jorge Padín, en el 'Romeo & Juliet' de Ultramarinos de Lucas. :: raquel fernández
/
Jorge Padín, en el 'Romeo & Juliet' de Ultramarinos de Lucas. :: raquel fernández

Madrileño residente en Logroño, Padín representa un 'Romeo & Juliet' en solitario en el Salón de Columnas Jorge Padín Actor y director teatral

J. SAINZ LOGROÑO.

Nunca un Shakespeare estuvo en manos de una sola persona y de tantas al mismo tiempo. La compañía de Guadalajara Ultramarinos de Lucas, Premio Nacional de Artes Escénicas 2015 para la infancia y la juventud, presenta en el 38º Festival de Teatro 'Romeo & Juliet' (en el Salón de Columnas del Bretón a las 20 h.), una adaptación del clásico especialmente dirigida a público juvenil pero apta para cualquier edad. Jorge Padín, madrileño residente en Logroño desde hace quince años, colaborador de diversas compañías locales y director de un espectáculo tan popular como 'La comedia del sitio', representa en solitario el drama de los amantes de Verona. Pero no está solo en realidad: «Hay muchas manos en esta obra y muchas son riojanas».

-¿Cómo llega Romeo y Julieta a los chicos de hoy?

u'Romeo & Juliet', adaptación de la obra de William Shakespeare
uDirección
Juan Berzal
uIntérprete
Jorge Padín
uCompañía
Ultramarinos de Lucas
uSalón de Columnas del Bretón, 20 h.
u38º Festival de Logroño

-Sorprendentemente bien. De entrada pueden tener la idea de que lo antiguo es aburrido, pero luego se dan cuenta de que Shakespeare era un tipo que se dedicaba al puto espectáculo, a entretener. De hecho, esta es la historia de dos jóvenes enamorados. Y Shakespeare siempre es un gran espectáculo

«Hay mucho talento en ciudades como Logroño y es muy injusto que pase tan desapercibido»

-¿Hay que rebajar el nivel?

-De ninguna manera; somos muy puristas. No hacemos nada banal ni fuegos de artificio. Nos acercamos a la palabra poética y al verdadero sonido de Shakespeare. Yo incluso quería hacerlo todo en inglés, aunque al final solo hemos dejado algunos pasajes.

-¿Es más complicado el lenguaje teatral y el lenguaje de los clásicos para los jóvenes acostumbrados a una cultura tan audiovisual?

-Sí, pero la cercanía del teatro y la magia de lo humano todavía les toca. El gran reto es convertir todo un clásico en algo ameno para ellos sin perder esencia y calidad. Y yo creo que Shakespeare estaría encantado con lo que hacemos, porque él sabía que tenía que ganarse las lentejas gustando a la gente.

-¿Cambia algo el espectáculo para público adulto?

-Nosotros hacemos muchos espectáculos para niños y entendemos que si un adulto se aburre en ellos es que lo hemos hecho mal. Siempre, sea el público que sea, trabajamos con respeto y honestidad, y con la seriedad de este juego que es el teatro. Yo creo que voy a hacer esta obra toda mi vida, hasta cuando tenga ochenta años.

-Han dado mucho protagonismo expresivo a las manos.

-Es algo que surgió con el propio trabajo. Vi las manos en momentos clave del texto. Tienen mucha importancia y a mí, solo en el escenario, me proporcionan mucha expresividad. Sobre todo cuando Martín Nalda propuso: ¿y si fuese una manga?

-En este proyecto han colaborado además muchas manos riojanas.

-Mi querido amigo Martín Nalda ha hecho un vestuario maravilloso. Mamen, de la Escuela de Diseño, nos ayudó con el espacio; Izaskun, de la compañía El Patio ['A mano'], con la gestualidad de las manos. Mucha gente ha colaborado... En Logroño siempre pregunto a todo el mundo.

-¿Cómo es su teatro?

-Yo soy actor. Aprendí a ser director en La Abadía viendo a José Luis Gómez pelear con los actores. Son diferentes modos de expresarte, como el director de orquesta y el intérprete. Pero lo que buscas es lo mismo: la comunicación con el espectador.

-¿La precariedad de ser actor le ha llevado a dudar de su vocación?

-De la vocación no, de si se puede vivir de esto, sí. Es muy duro. Yo me indigno. Le acaban de dar el Premio Nacional a Kamikaze y estaban a punto de cerrar. En qué país estamos. Yo no quiero premios; yo solo quiero poder trabajar.

-Hay mucho talento poco reconocido en ciudades como Logroño.

-Hay muchísimo talento y es muy injusto que pase tan desapercibido. Eso me desespera. Me desespera que en Logroño no haya un sitio donde uno pueda probarse, una escuela de verdad, que gente con tanto talento como Martín tenga que vivir con sus rutas teatralizadas... y que no se las quiten... Es muy triste.

-Actuar en el Festival de Teatro va a ser una reivindicación de todos.

-Así es. Y va a ser muy bonito verles a todos. Somos una gran familia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos