Setsuko Thurlow, superviviente de Hiroshima, recogerá el Nobel de la Paz en Oslo

COLPISA / AFP

ottawa. Setsuko Thurlow tenía 13 años cuando una bomba atómica estadounidense arrasó Hiroshima en 1945. Estaba a unos dos kilómetros del epicentro. Casi 73 años después de aquel terrible día, Thurlow recogerá el 10 de diciembre el premio Nobel de la Paz en nombre de la Campaña Internacional para Abolir las Armas Nucleares (ICAN, en sus siglas en inglés). Lo recibirá junto a Beatrice Fihn, directora ejecutiva ICAN y otras víctimas de bombas y pruebas atómicas.

«Recuerdo una luz blanca y azul, cómo fui lanzada al aire y la sensación de estar flotando», describió Thurlow el bombardeo. Quedó inmovilizada bajo un edificio derruido con decenas de personas hasta que un desconocido la sacó. «Lo que vi era indescriptible», dijo. Eran la 8:15 horas en Hiroshima, pero la oscuridad cubría las ruinas. «La mañana se había transformado en noche. El polvo y las partículas de la nube impedían que los rayos del sol penetraran», explicó.

El silencio era espeluznante. «Nadie gritaba, nadie corría. Los supervivientes no tenían la fuerzas. Solo susurraban suplicando agua», evocó Thurlow que vio miles de personas «abrasadas e hinchadas que no parecían humanas». «Esa imagen se quemó en mi retina. Era una estudiante de secundaria y con 13 años fui testigo de la destrucción de mi ciudad. Se había convertido en la ciudad de la muerte», agregó. Se calcula que 140.000 personas murieron en el bombardeo atómico del 6 de agosto de 1945. Otras 80.000 morirían en Nagasaki tres días después. Japón firmó a principios septiembre su rendición.

Concienciación

Con 85 años Thurlow vive en Canadá y cuenta su historia a niños y diplomáticos, para concienciar sobre los horrores de una guerra nuclear con la esperanza de detener la proliferación de armas nucleares. «Explicó estos dolorosos recuerdos para que quienes nunca han experimentado ese tipo de devastación puedan entenderla», señaló. «Es muy difícil para muchas personas, pero es extremadamente importante evitar que esto vuelva a ocurrir».

Desde su creación en 2007, Thurlow ha sido clave para la ICAN. Ha jugado un papel decisivo en las negociaciones en Naciones Unidas que llevaron al acuerdo para prohibir las armas nucleares en julio. Condenó las amenazas de guerra y el intercambio de insultos entre Donald Trump y el líder norcoreano Kim Jong-un, que han elevado las alarmas globales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos