«Muchos de los seres fotografiados no se habían señalado antes»

«Muchos de los seres fotografiados no se habían señalado antes»

El biólogo Antonio Guillén, profesor del IES Escultor Daniel y comisario de la exposición, repasa la relevancia de los microorganismos, unos grandes desconocidos

M. CASADO LOGROÑO.

El laboratorio del IES Escultor Daniel está abierto a todos los estudiantes en horario lectivo y a él acuden los alumnos en los recreos. Allí cacharrean, hacen pruebas, se entusiasman, observan los interesantes microorganismos que habitan el agua... Así lo ha querido el centro, impulsado por su profesor Antonio Guillén, que imparte Biología y Geología, y que es a su vez el comisario de la exposición 'La vida oculta del agua'. «La cuestión es generarles inquietud, que experimenten, que puedan desarrollar ideas... No un sitio con una muy buena maquinaria pero cerrado», subraya. De este trabajo con los alumnos, primero en el IES Batalla de Clavijo, surgió precisamente la exposición que ocupa el Museo Nacional de Ciencias Naturales.

-Además de por ser imágenes de animales vivos, ¿qué hace especial la muestra 'La vida oculta del agua'?

-Muchos de los microorganismos de la exposición son novedades, junto a otros que vamos incluyendo en la galería fotográfica de Proyecto Agua (registrada en la plataforma Flickr) de la que forma parte la muestra. Es decir, que se sabía que existían en la Península Ibérica pero no se habían señalado (constatado) antes.

-¿Los microorganismos son los grandes desconocidos?

-La idea que tenemos de estos organismos es que es algo poco significativo. Pero en realidad son como nosotros, lo único que a tamaño microscópico. Y cuando digo 'como nosotros' me refiero a que reaccionan ante los estímulos, que se defienden y que tienen una reproducción es muchísimo más compleja que la nuestra... Aun siendo seres unicelulares su diversidad es extraordinaria. Incluso el material genético es a veces más complejo que el nuestro.

-Parece increíble...

-Es otro mundo, con mucho interés biológico. Por ejemplo, el oxígeno del planeta lo tenemos gracias a estos organismos, mucho más que por los árboles. De hecho, uno de los proyectos en el que queremos trabajar es encontrar microorganismos fotosintéticos como sumidero de CO2 para contribuir a paliar el efecto invernadero.

-¿Entonces por qué no se les valora más?

-La dificultad es su tamaño, no son fáciles de ver. Además, en España tampoco ha habido tradición sobre este ámbito, como sí ha ocurrido en Inglaterra o Alemania.

-¿Qué aplicaciones tiene este estudio?

-Cada organismo es indicador de un hábitat y de una calidad de agua. Son muy buenos bioindicadores de los ecosistemas acuáticos y por ende del medio ambiente. Dan muchas pistas sin tener que hacer un análisis químico de cómo es el agua: sucias, de montaña, limpias, etc.

-¿Cómo dicen que es la calidad del agua en La Rioja?

-Hay de todo. Las zonas de montaña están bastante bien, pero en cuanto se tocan núcleos de población si no hay un buen sistema de depuración, pues se nota. La Rioja, como es una comunidad pequeñita, está bastante mejor que otras regiones. Al inicio del Proyecto Agua, en el que trabajamos, tomamos muestras en prácticamente en toda red fluvial y lagunas de La Rioja y, si no recuerdo mal, en algo más de la mitad, igual en el 70%, el agua estaba en buenas condiciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos