«Todavía tengo la sensación de que lo mejor que escriba será lo siguiente»

Elvira Valgañón. :: clara larrea/
Elvira Valgañón. :: clara larrea

La riojana Elvira Valgañón y la editorial Pepitas presentan 'Invierno', «una novela emocionante de una escritora detallista y esencial»Elvira Valgañón Escritora

J. SAINZ LOGROÑO.

«A las puertas del invierno de 1809, un soldado escapa de las filas del ejército napoleónico porque no fue a la guerra a matar civiles. El desertor, moribundo, es acogido en un pequeño pueblo de la sierra hasta que... Vidas y secretos, pasiones calladas y esperanzas ciegas se cruzan durante más de un siglo y medio en las calles y los prados de este pueblo sin otra magia que la vida». 'Invierno', publicada por Pepitas de calabaza, es la nueva novela de la escritora riojana Elvira Valgañón (Logroño, 1977). Hoy llega a las librerías españolas y se presenta en Madrid antes de hacerlo en Logroño (el 4 de noviembre) y posteriormente en la Feria del Libro de Guadalajara (México). No es la ópera prima de esta autora, que, además de relatos, ya publicó hace diez años 'Luna cornata' (AMG), pero es la que podría darla a conocer al gran público como la excelente narradora que es. «'Invierno' -afirma el editor Julián Lacalle con menos modestia que ella- es una pequeña obra maestra, el texto más hermoso que se ha escrito en nuestra tierra en muchos años. Una obra emocionante de una escritora detallista y esencial, atenta a los sonidos y los silencios de las palabras».

-Ha tardado en llegar este día. ¿Qué sensación tiene?

-Estoy muy nerviosa. Pero tengo muy buena sensación porque la gente que ya ha podido leer el libro me está diciendo cosas muy bonitas. Veremos qué pasa a partir de ahora.

UNA FRASE«Me gusta fijarme en las palabras y en el hablar de la gente para encontrar la forma de contar la historia»

-¿Cómo lo presenta?

-Me resulta difícil. Es una novela compuesta de muchas historias pequeñas que se van entrelazando, de muchos personajes cuyas vidas se juntan en un mismo pueblo. Las historias se van contando unas veces de manera directa y otras a través de lo que les pasa a otros personajes.

-¿De dónde proceden esas historias, de la memoria o de la imaginación?

-Cuando uno escribe siempre hay elementos que forman parte de la vida de uno mismo o de historias que nos han contado. En este caso ocurre con el pueblo, que, aunque no está inspirado en un pueblo en concreto, sí puede trasladar a cada lector al suyo o a alguno que conoce y a recuerdos personales a través de emociones comunes.

-¿Y referencias literarias? Su editor apunta 'Los girasoles ciegos', de Alberto Méndez, las primeras obras de Sánchez Ferlosio o los escritos de Alice Munro...

-Eso halaga a cualquiera, pero es difícil para un escritor establecer referencias con la obra de otros autores. La obra y el estilo de cada uno es demasiado personal.

-¿Cuál es el suyo?

-Me gusta fijarme en las palabras y pongo mucha atención a la forma de hablar de la gente para encontrar la forma de contar la historia.

-¿Qué busca transmitir?

-Me gusta cuando la gente me dice que le ha gustado la historia o cómo está contada, que se han identificado con un personaje... Pero lo que mejor me hace sentir es cuando me dicen que les ha emocionado.

-¿En qué escritora se ha convertido en este 'Invierno'?

-No empecé a escribir con una idea diferente, pero es cierto que en todo lo que escribes hay una evolución y estoy más conforme con la narradora de 'Invierno' que con la anterior. Lo último suele ser lo que más te convence, aunque todavía tengo la sensación de que lo mejor que escriba será lo siguiente.

-¿Es este el libro que le hace sentir escritora definitivamente o nunca ha dudado de serlo?

-El libro me ha dado una gran alegría, es cierto, porque, aunque en la cabeza del autor la novela ya exista desde hace tiempo, es a partir de publicarla cuando empieza a existir para otras personas y de eso depende la vida que tenga en adelante.

Fotos

Vídeos