Entre rostros y máscaras

Propuesta de David Urbano formada por ocho 'frágiles' criaturas con rostro de cerámica y cuerpo de tela. :: / ESTUDIO 22

Tres jóvenes ceramistas procedentes del sur comparten exposición en Estudio 22

Estíbaliz Espinosa
ESTÍBALIZ ESPINOSALogroño

Son tres artistas multidisciplinares con la cerámica como denominador común, una especialidad que en esta ocasión presentan en complicidad con la imagen a través de guiños más o menos sutiles que explican su presencia en un espacio genuinamente fotográfico, Estudio 22.

Allí, hasta finales de septiembre, se puede visitar la colectiva 'Cerámica fotosensible', en la que participan Maya Vergel, David Urbano y Fátima Castaño, tres jóvenes artistas comisariados por la ilustradora logroñesa Naiara Arrieta.

LA CITA

Con tres jóvenes ceramistas
Maya Vergel (Almería, 1987), David Urbano (Córdoba, 1983)y Fátima Castaño (Villanueva de la Serena, Badajoz, 1980).
Dónde
En Estudio 22 (Múgica, 22) en Logroño.
Cuándo
Hasta finales de septiembre.

Ocho curiosas criaturas reciben al visitante. David Urbano (Córdoba, 1983) los llama 'los frágiles', quizá por la vulnerabilidad de sus materiales; de los retales de tela que tejen su piel y la cerámica que esculpe su rostro. «El material con el que trabaja este autor es reciclado, crítica sobre el consumo abusivo en nuestra sociedad», apunta Arrieta. Un par de 'frágiles' incorporan en su vestimenta fotogramas con títulos de crédito que se iluminan, un guiño a la imagen cinematográfica.

Ocho curiosas criaturas reciben al visitante. David Urbano, su autor, los llama 'los frágiles'

Fátima Castaño (Villanueva de la Serena, Badajoz, 1980) es ilustradora y ceramista, y presenta dos delicados bustos femeninos de porcelana. «Los ha metido en urnas, convirtiéndolos en dos objetos de culto pero con una simbología pagana y en simbiosis con la naturaleza», apunta la comisaria. Viste sus cuerpos con flores extraídas del medio fotográfico y trasladadas a las piezas a través de un calco cerámico y el paso por el horno.

Maya Vergel (Almería, 1987) se dedica a la joyería cerámica y trabaja piezas únicas con un carácter escultórico. «En su propuesta ha prolongado todo ese trabajo de joyería en una pieza más grande que es la máscara, objeto con el que pretende alterar tanto la percepción como los movimientos que puede ejercer tu cuerpo cuando la llevas puesta», apunta Arrieta. Y de ahí que acompañe su dos máscaras con el vídeo 'La reina del olivo', donde dos bailarinas enmascaradas interpretan un espontánea danza. Una de las obras incorpora pelo de la propia autora porque -según la comisaria- «también le gusta lo grotesco, en contraste con la delicadeza de la joyería».

Fotos

Vídeos