Rezar por los que rezan todos los días del año

V.R.G.

Este domingo nos toca rezar por los que rezan todos los días del año por nosotros, y lo hacemos con estima y gratitud, pues de este pulmón espiritual de la vida contemplativa recibe la Misión de nuestra diócesis abundante fuerza y gracia. Desde el silencio y la mirada puesta solo en Él, como nos enseñan nuestros monjes y monjas contemplativos, también nosotros podemos dar un paso adelante y sentir la potente llamada del Señor que nos llama a hacer algo nuevo. Los grandes acontecimientos de la historia de la salvación, Dios los ha gestado en el silencio del corazón, más que en el ruido de la acción. Una lección que nuestros contemplativos siempre nos recuerdan y que nosotros no debemos olvidar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos