Reconocimiento a la fidelidad

Santiago Jiménez (tercero por la izquierda), junto a los codirectores de Atapuerca, José María Bermúdez de Castro y Eudald Carbonell, con un grupo de visitantes en el yacimiento. :: l.r.

El director del Museo de Ciencias Naturales de Arnedo está vinculado al yacimiento desde las primeras excavaciones El prejanero Santiago Jiménez será nombrado el domingo Embajador de Atapuerca

E. PASCUAL

arnedo. En 1976, el prejanero Santiago Jiménez conoció de la mano del Grupo Espeleológico Edelweiss la sierra de Atapuerca. «Por dentro y por fuera», recuerda. Dos años después, Emiliano Aguirre, premio Príncipe de Asturias y patriarca de los paleontólogos españoles, la recorrió, empezó a excavar y comprendió el potencial que guardaba para conocer el devenir del ser humano.

Reconocido como el principal yacimiento paleo-antropológico del mundo, Atapuerca tuvo unos principios complicados, con escasos soportes. Desde esos inicios, contó con el apoyo de Santiago Jiménez, pieza fundamental para que Iberdrola se convirtiera en uno de los patrocinadores que sostuvieron el desarrollo y crecimiento del proyecto. Y en todos estos años, el director del Museo de Ciencias Naturales de Arnedo ha contagiado el espíritu de Atapuerca a miles de personas que ha guiado por los yacimientos por la Trinchera del Ferrocarril.

Como reconocimiento a su compromiso e implicación, el Patronato de la Fundación Atapuerca le nombró el 23 de mayo 'Embajador de Atapuerca', título que recibirá el domingo en la misma Trinchera del Ferrocarril. «Cuando me llamó el secretario del Patronato le pregunté si no había otras personas que lo merecen más que yo. Y me explicó que me nombraban por mi labor y por lo que representa -relata Jiménez sus sensaciones-. Y, egoístamente, pensé en la frase de Tagore 'La alabanza me avergüenza porque la mendigo en secreto'. Y pensé en cuántas visitas he hecho para prestigiar Atapuerca, cuántas puertas y despachos he llamado y recorrido, a cuánta gente he guiado por los yacimientos como tres Premios Nobel, al director de la Nasa, del Museo del Hombre, editores internacionales... Y pensé que es una suerte que personas que me quieren me dediquen esto».

LAS FRASES«He llamado a innumerables puertas y despachos para lograr apoyos para el proyecto» «Emiliano Aguirre formó un equipo... lanzó el potencial del yacimiento más importante del mundo»

Infatigable, a sus 75 años, sigue acompañando a visitas en esta campaña de excavaciones con 280 personas a pie de yacimiento, 60 de ellos doctores. «Los yacimientos son muy importantes, pero en las visitas subrayo que la importancia la dan las personas -matiza-. Ves doctores, licenciados, alumnos superiores que trabajan sin moverse de su cuadrícula... ¡Voluntarios! ¡Eso es Atapuerca! Ese es el espíritu que formó el maestro, el sabio, el amigo Emiliano Aguirre. Con ese compromiso y entusiasmo formó un equipo, formó personas... lanzó el potencial del yacimiento más importante del mundo».

Fotos

Vídeos