Rechazan la primera oferta del padre de los niños de Granada

Momento en el que el abogado de Juana Rivas registró ayer el recurso ante el Constitucional. :: efe

Francesco Arcuri traslada al equipo jurídico de Juana Rivas pactar una custodia compartida siempre y cuando la residencia esté en Italia

DANIEL ROLDÁN MADRID.

Los primeros movimientos para desatascar la situación de Juana Rivas, la madre de la localidad granadina de Maracena que desapareció hace casi una semana con sus dos hijos de tres y once años, acabaron sin éxito. Francesco Arcuri se reunió ayer con personas cercanas a su expareja, incluidos algún miembro de su equipo legal, para explicarles cuál era su oferta. Consistía en firmar un documento que recogía la custodia compartida, la residencia de los dos padres en Italia -en casas separadas- y el pago de una cantidad mensual como pensión alimenticia para los dos pequeños. Es decir, una vuelta al «entorno» en el que vivían los pequeños antes de que su madre viajara con ellos a España en mayo del año pasado y presentara el 12 de julio de 2016 una denuncia por violencia machista en un juzgado de la ciudad andaluza.

Un hecho que no fue tramitado por cometerse los hechos en Italia. Desde entonces, ni el juzgado correspondiente ni la propia Rivas han tramitado la denuncia en el país trasalpino contra Arcuri, que ya fue condenado por un delito de lesiones en el ámbito familiar en 2009. El italiano aseguró ayer a Efe que había aceptado la condena para poder ver a su hijo y que «nunca le ha puesto la mano encima». «Hoy me arrepiento muchísimo de haber aceptado esa condena. Quise quitarle tensión a la situación para poder ver a mi hijo. Tras dos meses estábamos otra vez viviendo juntos y, tiempo después, se vino a Italia y tuvimos otro hijo», apuntó Arcuri, que se mostró deseoso de que este caso termine para poder estar con sus hijos, a los que no ve hace más de un año. «No quiero destrozarle la vida a nadie. Aquí hay mucho sufrimiento y solo quiero lo mejor para mis hijos», comentó la expareja de Rivas.

Por otra parte, la madre de Maracena sufrió otro revés judicial en esta lucha por la custodia de los pequeños. El Tribunal Constitucional rechazó ayer por la tarde el recurso de amparo de Juana Rivas, presentado por sus abogados para preservar su derecho a retener a sus hijos menores, porque no cumple con el requisito «exigido por la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional» consistente en el agotamiento de vía judicial previa.

El Constitucional no admite a trámite la demanda de amparo de la madre desaparecida

La corte de garantías recordó que el recurso de amparo es de naturaleza subsidiaria, lo que significa que «solo puede interponerse cuando se hayan agotado todos los niveles judiciales previstos en la ley ante los juzgados y los tribunales ordinarios». Es la cuarta vez que los tribunales españoles le llevan la contraria a Rivas, tras la sentencia que le obligaba a entregar a los niños a su padre el pasado miércoles 26 de julio en Granada.

El equipo legal de Rivas, contra quien no pesa ninguna orden de búsqueda, señaló que estudiaba el texto del Constitucional para determinar qué pasos seguir por la vida judicial antes del 8 de agosto. Ese día, los dos progenitores se deben presentar ante el juzgado de Primera Instancia número 2 de Granada para que expliquen su postura ante unos posibles delitos de sustracción interparental, desobediencia a la autoridad judicial y violencia psicológica habitual contra los hijos. Si Juana Rivas no se presenta dentro de una semana, podría ser objeto de una orden de búsqueda y captura.

Mientras tanto, Maracena volvió ayer a mostrar su apoyo a Rivas. «Hemos intentado estar a la altura de las circunstancias para poder solventar el caso de Juana, que hoy vive una situación alarmante», señaló el alcalde de la localidad, Noel López.

Fotos

Vídeos