La realidad virtual da el salto a las series de ficción con 'Campfire Creepers'

R.C. MADRID.

La realidad virtual (RV) es «el comienzo de un nuevo mundo», asegura el cineasta Alexandre Aja, cabeza pensante de 'Campfire Creepers', la primera serie de ficción que utiliza esa tecnología en la que aúna historias de terror al más puro estilo tradicional con una visión en 360 grados. «Adaptar ese concepto tradicional de contar una historia con la tecnología más puntera a través de la RV es un reto muy interesante», señala en una entrevista con Efe Aja sobre esta experiencia pionera de la que ha grabado dos episodios en Madrid y localizaciones cercanas, con Robert Englund (Freddy Krueger) protagonizando uno de ellos.

Aja, realizador de cintas como 'Horns', 'Mirrors' o 'The Hills Have Eyes', grabó durante dos semanas estos dos primeros capítulos de lo que está pensado sea una antología, en la que un grupo de niños cuenta alrededor de una hoguera historias de miedo clásicas al estilo de 'Cuentos de la Cripta', 'Poltergeist' o 'Viernes 13'. Pero todo ello en una visión en 360 grados, un reto que ha producido la empresa tecnológica Oculus en alianza con Future Lighthouse y para el que han tenido que «crear» una nueva cámara que recoja esa visión panorámica que se estrenará en la plataforma Oculus Stores.

«La realidad virtual es el comienzo de un mundo nuevo. Definitivamente es el futuro, pero todo tiene que estar inventado. Así que para hacer los dos primeros episodios de 'Campfire Creepers' tuvimos que crear nuestra propia cámara», apunta Aja. El sistema que ha desarrollado el equipo de Future Lighthouse se compone de diez cámaras acopladas de forma circular, además de otra en la parte superior para grabar también en plano cenital, y aunque Aja reconoce que la técnica todavía se encuentra en estado embrionario, también dice que «el resultado es espectacular».

Aúna historias de terror al más puro estilo tradicional con una visión en 360º «La realidad virtual es el comienzo de un mundo nuevo; es el futuro definitivamente

«Grabar es la parte rápida. Es difícil y duro, pero la postproducción es lo complicado por los efectos visuales, y hay que conseguir que el estéreo funcione», añade.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos