Rayuela para desmitificar el amor real

Sara Rivero y Eva Isanta en 'El cíclope y otras rarezas de amor'. :: david ruiz/
Sara Rivero y Eva Isanta en 'El cíclope y otras rarezas de amor'. :: david ruiz

Eva Isanta, Daniel Freire y tres actores más protagonizan en el Bretón una comedia agridulce sobre los caprichos del destino 'El cíclope', segunda pieza de Ignasi Vidal en el 38º Festival de Teatro

J.S. LOGROÑO.

«¿Qué habría ocurrido si hubiera tomado la decisión que me dictaba el corazón en lugar de hacer lo que se esperaba de mí?» Es una de las cuestiones que plantea Ignasi Vidal en 'El Cíclope y otras rarezas de amor', que se representa en el Bretón (20.30 h.). Dos semanas después de 'El plan', el 38º Festival de Teatro insiste con este barcelonés residente en Sevilla, autor y director de obras realistas abiertas a la reflexión.

'El cíclope' fue estrenada este verano en Avilés y posteriormente en los Teatros del Canal de Madrid con Eva Isanta, Daniel Freire, Manuel Baqueiro, Sara Rivero y Celia Vioque protagonizando una comedia agridulce de sentimientos y desórdenes, cuya estructura dramática y algo más se inspira en la laberíntica 'Rayuela' de Cortázar, en concreto en el capítulo 7: «... Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope...»

LA FUNCIÓN

u'El cíclope y otras rareza de amor'
uAutor y director
Ignasi Vidal
uIntérpretes
Manuel Baqueiro, Daniel Freire, Eva Isanta, Sara Rivero y Celia Bioque
uTeatro Bretón, 20
30 h.

«'El cíclope ' es una obra de vidas cruzadas en la que los personajes tienen que volver a aprender a amar -explica el autor-. La desaparición de uno de ellos hará que el resto se replanteen su forma de entender la vida y de experimentar el amor».

Planteada como un juguete reflexivo sobre los caprichos del destino, la idea es desmitificar el ideal romántico del amor. «Es una historia alejada de los cánones del amor impuestos por el patriarcado de Disney», afirma el que fue protagonista de musicales como 'La Bella y la Bestia' antes de triunfar como dramaturgo.

«En la misma línea de mis otros montajes -añade-, busco impregnar la hora y veinte de función de un realismo absoluto. Sin embargo esta vez, todos y cada uno de los personajes, transitan durante unos segundos en un lirismo que eleva sus almas, sus pensamientos y su lenguaje».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos