Puerta abierta a una vida distinta

Los asistentes al VI Foro de Espiritualidad, más de un millar, en un momento de la 'danza de bendición' con la que se abrió ayer la jornada. :: juan marín/
Los asistentes al VI Foro de Espiritualidad, más de un millar, en un momento de la 'danza de bendición' con la que se abrió ayer la jornada. :: juan marín

El VI Foro de Espiritualidad llena Riojafórum con más de un millar de asistentes interesados en la muerte'La naturaleza efímera de la vida' es el tema central del evento organizado por la Universidad Popular de Logroño

DIEGO MARÍN A.

LOGROÑO. La 'danza de bendición' inauguró ayer el VI Foro de Espiritualidad organizado por la Universidad Popular de Logroño (UPL) y que llenó el auditorio de Riojafórum con más de un millar de asistentes. El tema central del evento, que continúa hoy con la ponencia de Enric Benito sobre 'Humanizar el proceso de morir', una mesa redonda y una danza final, es 'Morir. La naturaleza efímera de la vida'.

José Luis Sáez, presidente de la Asociación UPL, a quien dio paso la directora Amparo Castrillo, explicó que «el foro genera expectación porque supone la posibilidad de parar el hábito de la vida cotidiana y dedicarnos a la meditación». «Recibimos estímulos externos que nos bombardean y tenemos que empezar a pensar en hacer lo contrario, pensar en nosotros», declaró José Luis Sáez, destacando que una importante parte de los asistentes acudían al foro desde fuera de La Rioja e incidiendo en que «la vida y la muerte son conceptos más vinculados de lo que parece».

En este mismo sentido intervino la coordinadora del evento, Ana María de las Heras, quien aseguró que «la muerte no es lo opuesto a la vida sino al nacimiento, la vida siempre está». «Tenemos mucho miedo, nos tensiona y preocupa la muerte, pero es algo que vemos continuamente, en la naturaleza todo aparece y desaparece», explicó De las Heras, e incidió en que «tenemos más miedo a la vida, a vivir intensamente» que a la muerte.

La primera jornada del VI Foro de Espiritualidad contó con diversas ponencias y prácticas meditativas en horario de mañana y tarde. También, y como guinda al programa del día de ayer, el monologuista y profesor de la Universidad de La Rioja Eduardo Sáenz de Cabezón protagonizó, junto a los músicos Nacho Ugarte y Elena Aranoa, el espectáculo 'Cuentos musicados de la muerte vencida'. Eso sí, antes, Ana María Schlüter habló de 'Vida y muerte, la gran cuestión' y Alejandro Rocamora reflexionó sobre 'La conducta suicida, es una pregunta o una respuesta a la vida'.

Rocamora es psiquiatra y miembro fundador de la Sociedad Española de Suicidología. El suicidio es muchas veces un tema tabú aunque Rocamora opinó que «se puede hablar de él en cualquier momento, pero hay que saber hablar, incluso se recomienda hablar de él, sin dar detalles morbosos». «En la sociedad occidental ocurre que el suicidio siempre va unido al sentimiento de culpa de los supervivientes, los familiares y amigos, y eso, de alguna manera, es lo que hace que se tape o niegue el suicidio», reflexionaba Rocamora antes de su ponencia. «En psicología se piensa que la responsabilidad última es de quien toma esa decisión, y hasta el 90% han padecido una enfermedad mental, pero en nuestra cultura la muerte autoinflingida se considera un fallo de los otros», declaró Rocamora.

Fidel Delgado habló sobre 'Soy efímero y eterno... a la vez' y Francisco Martínez Soriano compartió su experiencia cercana a la muerte en su ponencia 'Muerte y resurrección'. El médico recordó cómo, siendo un adolescente, hace 50 años, sufrió una peritonitis y estuvo «desahuciado, pasé 'al otro lado'». «La muerte nos atrae porque es algo que inexorablemente vamos a vivir todos pero desconocemos qué va a pasar, tenemos miedo, pero no hay que tenerlo porque la muerte es un tránsito y ni siquiera te das cuenta cuando pasa y te abre una puerta a una dimensión completamente insospechada», aseguró Soriano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos