Una prueba de sangre podría predecir infartos tres años antes de que sucedan

El Instituto Catalán de Ciencias Cardiovasculares presenta en el Congreso Europeo de Cardiología un estudio sobre la prevención de infartos

DORI AYLLÓN

madrid. Un nuevo biomarcador -elemento que permite evaluar la respuesta o la tolerancia a un tratamiento o medicamento- que se detecta mediante una simple prueba sanguínea podría predecir la aparición de futuros derrames, es decir, de infartos agudos del miocardio. Este método de predicción sólo sería posible en pacientes con hipercolesterolemia hereditaria con alto riesgo cardiovascular, según informan la profesora Lina Badimon y la doctora Teresa Padró, quienes realizaron el estudio desarrollado por el Instituto Catalán de Ciencias Cardiovasculares de Barcelona.

La investigación se presenta en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología esta semana -26 al 30 de agosto- en la capital catalana. En el trabajo, los expertos demuestran que los niveles elevados de microvesículas circulantes, medibles a través del plasma sanguíneo, se asocian con un mayor riesgo de sufrir un infarto, independientemente de los niveles de colesterol que tenga cada paciente.

Esto podría ser un hito en medicina. La razón es que, según explica la doctora Padró, «uno de los principales problemas que hay en medicina es que resulta muy difícil poder predecir cuándo un paciente va a tener un evento de infarto agudo, ya que los marcadores actuales son poco sensibles». La especialista, además, añade que es posible «identificar el origen de las microvesículas en función de sus componentes moleculares», es decir, pueden conocer si una microvesícula proviene de una plaqueta o de una célula blanca. Esto les permite recoger información relevante sobre la enfermedad del paciente.

Fotos

Vídeos