Prevenir la osteoporosis

Prevenir la osteoporosis

Conviene tomar el calcio necesario, una exposición moderada al sol y hacer ejercicio

CARMEN BABACE ISTÚRIZ

logroño. A menudo en nuestras consultas, los médicos de familia hemos de resolver dudas relacionadas con la osteoporosis, un problema que preocupa especialmente a las mujeres, y sobre el que se han vertido numerosos mensajes publicitarios que han provocado cierta confusión al respecto.

En primer lugar, debemos tener claro que la osteoporosis no es una enfermedad, sino un factor de riesgo de fracturas. Consiste en una disminución de la cantidad y/o calidad del hueso, que lo hace menos resistente y con mayor predisposición a sufrir una fractura por pequeños traumatismos. Este es el verdadero problema de la osteoporosis, lo que llamamos fracturas por fragilidad: las de muñeca, las vertebrales y las de cadera, que son las más graves.

La osteoporosis puede afectar a una de cada 4 mujeres mayores de 50 años, pero esto no debe asustarnos, porque el riesgo de fractura no depende únicamente de la presencia de osteoporosis, sino también y en mayor proporción, de otros factores, principalmente la edad (las fracturas se incrementan a partir de los 65 años) y el riesgo de caída. De hecho, la mayor parte de fracturas se producen en personas sin osteoporosis.

«¿Por qué no me hace una densitometría, doctora?». Con frecuencia nos hacéis esta pregunta. La densitometría es una prueba radiológica que sólo mide la cantidad de hueso, no sirve para estudiar el dolor de espalda, ni se debe hacer de forma rutinaria en la menopausia. Aisladamente no basta para valorar el riesgo de fractura, tienen mayor importancia otros factores que su médico de familia tendrá en cuenta al calcular su riesgo de forma personalizada.

La Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria recomienda que se seleccione de forma individual a los pacientes en los que necesitamos esta prueba para decidir si poner o no un tratamiento, principalmente los que hayan tenido una fractura previa por fragilidad, mujeres mayores de 65 años y varones mayores de 70 años. Por debajo de los 65 años sólo se debería realizar si hay varios factores de riesgo, como antecedente de fractura de cadera de los padres, bajo peso, menopausia antes de los 45 o tratamiento con corticoides, entre los más importantes.

Y lo que más nos importa: ¿Cómo podemos prevenir la osteoporosis y las fracturas? La Sociedad Riojana de Médicos de Familia nos recomienda:

1.- Tomar la cantidad de calcio necesaria para nuestros huesos, que oscila entre 1.000-1.500 mg .al día. La leche, el yogurt y el queso (sobre todo el de bola) son las principales fuentes, pero también los cereales, las verduras (especialmente la berza), los frutos secos y el pescado. Por ejemplo: una ración diaria de 2 vasos de leche, 1 yogurt, 50 grs. de queso, 1 plato de legumbres o acelga y 1 puñado de frutos secos aportan algo más de 1000 mg. de calcio

2.- Exposición a la luz del sol moderadamente, unos 15 minutos diarios, para favorecer la formación de vitamina D en nuestra piel.

3.- Hacer ejercicio físico de forma regular: caminar, subir y bajar escaleras, nadar, gimnasia de mantenimiento, danza, durante 30-60 minutos, al menos 3 veces por semana. Evitar saltos y movimientos bruscos. Los ejercicios de bajo impacto como el yoga y el taichí son especialmente útiles para los mayores porque mejoran su equilibrio y disminuyen el riesgo de caídas

4.- Prevenir las caídas: principal causa de fracturas en ancianos. Además del ejercicio adecuado a la edad como hemos dicho, cuidar la salud visual, evitar medicamentos sedantes y en las casas buena iluminación, retirar obstáculos y alfombras, adecuar los baños, etc.

5.- Dejar de fumar y moderar el consumo de alcohol y café, porque aceleran la pérdida de hueso y de calcio por la orina.

6.- El tratamiento con fármacos ha de ser valorado individualmente por su médico de familia, evitando medicalizar a personas con bajo riesgo de fractura. Los suplementos de calcio y vitamina D y el resto de medicamentos para la osteoporosis han mostrado su mayor eficacia en las mujeres mayores de 65, y sólo deben indicarse a personas que hayan tenido ya una fractura por fragilidad o que tengan alto riesgo de tenerla.

Si tiene alguna duda consulte con su médico de familia, es quien mejor le conoce y quien mejor puede aconsejarle, de forma personalizada, sobre cómo prevenir la osteoporosis.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos