Portugal, paz y bonanza

Estados Unidos se sitúa en el puesto 114 por el incremento de la violencia o la «creciente percepción de la corrupción»

A. B. MADRID.

El principal enemigo para la paz es el ser humano, que es también el que más la desea. En esta lucha, tan vieja como la humanidad, donde el lado más guerrero se enfrenta a su lado más conciliador, esta última parte ha conseguido una pequeña victoria. El Institute for Economics and Peace asevera en su último Índice Global de la Paz (GPI, en sus siglas en inglés) que la paz mundial ha mejorado, a pesar de que en lugares más propensos a la tranquilidad como Europa y Norteamérica este deseo de tres letras ha empeorado. El motivo, en el Viejo Continente, reside en los casos de terrorismo.

En la parte norte de América la culpa no es de Donald Trump. «Hubo conflictos internos relacionados con las elecciones presidenciales, pero también debido al deterioro de la tasa nacional de homicidios. En 2015 se produjeron 15.696 asesinatos en Estados Unidos, lo que ha hecho que baje once puestos en la clasificación. «La creciente percepción de la corrupción y la caída de la libertad de prensa» son otros de los argumentos esgrimidos por Steve Kellelea, fundador y presidente ejecutivo de este instituto,

El estudio recoge que 93 países registraron mejoras en sus índices de paz en el último año, mientras que 68 empeoraron. Entre los diez primeros países, hay ocho europeos, entre los que no se encuentra España, que está en el puesto 23 y sube dos puestos. En el 'top' diez están -además de los del podio- Austria, Dinamarca, República Checa, Suiza e Irlanda.

Además, se dio un número récord de países donde se han producido atentados terroristas (23), incluyendo Dinamarca, Suecia, Francia o Turquía. s riesgos», apunta el investigador. Precisamente el GPI destaca que los aumentos más significativos por muertes por terrorismo fueron en países de la OCDE, con un aumento del 900% entre 2007 y 2016.

Fotos

Vídeos