Política y nubosidad variable en la universidad

La presidenta madrileña pasa por delante de Rajoy. :: a. ferreras/
La presidenta madrileña pasa por delante de Rajoy. :: a. ferreras

Cristina Cifuentes, foco de todas la miradas, se las apañó para hablar unos minutos con Rajoy, primero, y saludar fugazmente a los Reyes

M. L. ALCALÁ DE HENARES.

«Habéis tenido contenido. Os he visto muy alterados». El comentario de don Felipe a los periodistas que cubrían el 43 Premio Cervantes da prueba de lo que se vivió ayer en el patio del paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares tras la solemne ceremonia de entrega del más alto galardón de las letras hispanas. En una jornada de ánimos y nubosidad variable, como el título de la novela de Carmen Martín Gaite, la política acaparó casi toda la atención y se superpuso a la literatura tras el solemne acto académico presidido por los reyes Felipe y Letizia, al que se sumaron escasos representantes de la política, la cultura y la universidad.

Toda la atención se centró, como se intuía de antemano, en los movimientos y conversaciones de Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid, que volvía a la universidad rodeada de polémica por el 'caso del máster' y vestida de azul acero. Durante el acto, se sentó a la izquierda de doña Letizia, que para la ocasión rescató de su vestidor el conjunto, de color rosa palo y firmado por Felipe Varela, que vistió en junio de 2016 cuando amadrinó el acto de entrega de una nueva bandera nacional al Regimiento de Especialidades de Ingenieros en Salamanca. La Reina completó su atuendo con unos zapatos de salón de color nude y una cartera al tono; y como únicas joyas unos pendientes en forma de flor de la marca Tous.

En la casi hora y media de ceremonia, doña Letizia no intercambió palabra alguna con Cristina Cifuentes, con cara de circunstancias sabiéndose observada. Sí lo hizo, en cambio, con don Felipe. Es más, se les vio en una actitud de mayor complicidad que en otras ocasiones, justo un día después de que la prensa alemana hablara de una hipotética e inminente ruptura del matrimonio real. ¿En qué se basa? En los ecos de la polémica escena en la que la Reina impidió que doña Sofía se fotografiara, en Palma de Mallorca, con la princesa Leonor y la infanta Sofía. Rumores, sin más.

A quien no se le vio demasiado relajado fue a Mariano Rajoy. El presidente del Gobierno, que se sentó a la derecha del Rey, no rehuyó de Cifuentes, pero tampoco hizo de más para compartir uno de los corrillos que se formaron durante el cóctel que siguió a la entrega del Premio Cervantes al nicaragüense Sergio Ramírez, a quien sí se le veía feliz rodeado de toda su familia.

Se siente perseguida

Cifuentes, sobre la que planea una moción de censura planteada por el PSOE, se resguardó en la compañía del rector de la Universidad de Alcalá de Henares, José Vicente Saz, y de Jaime de los Santos, consejero de Cultura de la Comunidad de Madrid. Y acabó apañándoselas para conversar un instante con Mariano Rajoy, primero, y saludar fugazmente a los Reyes. De hecho, aprovechó la marcha de don Felipe y doña Letizia para irse sin apenas pronunciar palabra con la prensa. Sí dijo sentirse «perseguida» y que no pensaba volver a hablar del polémico máster que bien podría poner punto final a su carrera política. «De este tema, está todo dicho. El caso está judicializado y ahora tienen que actuar los tribunales», dijo Cifuentes al tiempo que adelantó que el 2 de mayo presidirá los actos de la Comunidad de Madrid: «No voy a dejar de ir a actos institucionales como presidenta». Ni se plantea dimitir, sobra decirlo.

En la ceremonia y posterior cóctel también estuvieron escritoras como Nélida Piñón, Rosa Montero, y Gioconda Belli, además de la viuda de Carlos Fuentes, Silvia Lemus. No acudieron a arropar a Ramírez otros Cervantes, como Mario Vargas Llosa, residente en Madrid y citado por su 'hermano de premio' nicaragüense en su discurso. También acudieron a Alcalá de Henares el director del Instituto Cervantes, Juan Manuel Bonet; su antecesor Víctor García de la Concha, y el director de la Real Academia Española, Darío Villanueva, y la editora de Ramírez, Pilar Reyes. Además de Rajoy y Cifuentes, del mundo de la política estuvieron el ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo; la secretaria de igualdad del PSOE, Carmen Calvo, y Marta Rivera de la Cruz, diputada de Ciudadanos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos