La poeta riojana Julia Baigorri publica 'Erótico crepúsculo', unos «poemas amatorios»

La poeta Julia Baigorri. :: j.m./
La poeta Julia Baigorri. :: j.m.

El Centro Cultural Ibercaja de Logroño acoge hoy, a partir de las 20 horas, la presentación del libro editado por Endymion

DIEGO MARÍN A.

LOGROÑO. El Centro Cultural Ibercaja de Logroño acoge hoy, a partir de las 20 horas, la presentación del nuevo libro de poesía 'Erótico crepúsculo' de la escritora riojana Julia Baigorri. Publicado por Ediciones Endymion, el libro consta de 52 páginas, vale 12 euros, cuenta con un prólogo del poeta argentino Sergio Mariano Bravo y con una portada engalanada con una obra del difunto pintor vasco Miguel Ángel Álvarez. En el acto de hoy Julia Baigorri estará acompañada de Manuel San Martín, quien recitará alguno de los poemas de 'Erótico crepúsculo', y del profesor de la Universidad de La Rioja Miguel Ángel Muro, quien presentará a la autora.

Nacida en Alberite, Baigorri ha publicado ya cuatro libros de poesía, el último, 'Las lánguidas libélulas', en el 2015, y anteriormente, 'Deshabitándonos' (2006) y 'Pretérito imperfecto' (2013). «Son poemas de amor recopilados a lo largo de mucho tiempo, no variados como en mis libros anteriores, en los que podía escribir sobre el campo o un haya», explica Julia Baigorri, profesora jubilada de Inglés, viuda, madre de dos hijos y alumna desde hace diez años de la Universidad de la Experiencia de la UR.

Sobre 'Erótico crepúsculo' declara con humor: «Me gustan los títulos con palabras esdrújulas, aunque yo soy más de crepúsculo que de erótica». Los poemas no son de escritura reciente sino una recopilación. «Algunos son más actuales que otros, pero no tienen fecha, son de varias épocas. Como son más íntimos, aunque todo el acto poético lo es, los iba dejando apartados cuando publicaba un libro, pero llegó un momento en que pensé en por qué no podía publicarlos, quizá porque he perdido el pudor, y es que en estos, si cabe, me desnudo más que en los demás», advierte Baigorri.

A pesar del título, no son poemas eróticos, pero sí «más carnales», «son poemas amatorios», afirma la poeta, quien empezó a escribir poesía para superar el trance de la muerte de su marido y de su madre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos