«De este personaje he aprendido a ser valiente»

D. M. A. LOGROÑO.

Ana Fernández ofreció ayer una rueda de prensa en el Ayuntamiento de Logroño para presentar la función. La actriz estuvo acompañada del gerente del Teatro Bretón, Jorge Quirante, quien describió la obra como un «texto sobre muchos aspectos que afectan a la mujer», con un «trabajo imponente de interpretación». En este sentido, la propia Ana Fernández reconoció que «me gustó mucho lo que se plantea en el texto».

El germen del montaje se encuentra en una lectura dramatizada que realizó la actriz en Salamanca y para la que eligió el texto de Roberto Santiago. El resultado le convenció y decidió convertir la pieza en un montaje teatral, el monólogo que ella misma interpreta y en el que «es la primera vez que me implico en la producción del espectáculo». Así pues, Fernández, que es la primera vez que acude al Teatro Bretón protagonizando una obra, advirtió que «es lo mejor con lo que podía venir a Logroño por primera vez porque estoy enamorada de Constance Chatterley».

Sobre el papel que interpreta, sola en el escenario durante una hora y cuarto de representación, la actriz declaró que «hay que estar muy segura porque da vértigo, aunque lo haces por placer, disfruto mucho, aunque me exige mucha concentración». Tal es así que, como ejemplo, desveló que ofrece una retahíla de 175 adjetivos seguidos, recitados de memoria.

«Es un espectáculo con una sola actriz, la escenografía también es importante, es un personaje más. E implica al espectador», expuso Ana Fernández, alabando el personaje de Constance Chatterley: «Es muy osada. De todos los personajes acabas aprendiendo cosas, y de este en particular he aprendido a ser valiente, a decir no y, también, creo, a ser más rápida en ciertas circunstancias de la vida».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos