La peripecia de la fregona primordial

Un modelo de la primera fregona, inventada por el riojano Manuel Jalón Corominas en 1954. :: l.r./
Un modelo de la primera fregona, inventada por el riojano Manuel Jalón Corominas en 1954. :: l.r.

El Estado adquiere por 300 euros una de las fregonas inventadas por el riojano Jalón y la declara la «compra más valiosa»

Pablo García Mancha
PABLO GARCÍA MANCHALogroño

En el nudo gordiano de organismos, departamentos e institutos que configuran los intestinos de las administraciones públicas existe uno titulado Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Bienes del Patrimonio Histórico Español, que sirve para asesorar al Ministerio de Cultura a la hora de adquirir bienes para el Estado. Carlos González-Barandiarán, uno de sus máximos responsables, ha declarado en los 'Encuentros Internacionales de Gestión Cultural Pública 18' que la obra «más valiosa» de cuantas se adquirieron el año pasado fue una fregona. Concretamente un ejemplar compuesto por un mocho, un mango de 1,18 metros de alto y un cubo metálico con dos rodillos de madera incorporados que al accionar el pedal se aproximan para escurrir el exceso de agua del cabezal donde se encuentra el cepillo. El desembolso fue de 300 euros y el artilugio es la original obra del ingeniero logroñés Manuel Jalón Corominas, que pasó a la historia por inventar la popular fregona en 1954, aunque no se popularizaría hasta que en 1964 consiguió diseñar un tipo de embudo con una sola pieza de plástico. Su destino expositivo es el Museo Nacional de las Artes Decorativas.

Se trata de «la compra más valiosa», según González-Barandiarán, porque más allá del que el Estado apenas desembolsara 300 euros por el cubo y el palo con el mocho, la obra del inventor riojano está considerada como una de las más representativas del diseño español de todos los tiempos. Además, sorprende su baja cuantía y la posterior valoración oficial teniendo en cuenta que el gasto en adquisiciones invertido el año pasado por el Estado fue de 4,4 millones de euros.

Y por si fuera poco, apenas hace dos años, el empresario gallego Juan Manuel Irago adquirió en una subasta otro ejemplar del ingenio de Manuel Jalón Corominas por 500 euros. El invento se encuentra expuesto en la entrada de una empresa con sede en O Porriño (Pontevedra). En una noticia de la agencia EFE se detallaba que era el primer modelo de 'lavasuelos de rodillos', tal y como lo bautizó su inventor, y presentaba evidencias de haber sido usado. Su nuevo propietario desconocía su historia, aunque parece que podía tratarse de uno de los ejemplares que los vendedores utilizaban para demostrar la eficacia del invento.

No se sabe a ciencia cierta cuántas unidades se crearon de la fregona 'Rodex' (nombre comercial del invento del riojano), pero del modelo con el embudo de plástico con orificios se vendieron 40 millones de unidades durante los 20 años de validez de la patente.

Sorprende la calificación de «compra más valiosa» cuando el gasto total fue de 4,4 millones de euros

Manuel Jalón Corominas fallecido hace siete años en Zaragoza, también inventó la jeringuilla desechable de dos piezas, que sustituyó a las de vidrio que tenían que ser hervidas para reutilizarse. Se desconoce si alguna institución cultural ha comprado alguno de sus prototipos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos