«El patrimonio puede favorecer la cohesión social», defiende Ceniceros

El Monasterio de Yuso y Santo Domingo acogen la reunión del Consejo Nacional de Patrimonio Histórico

F. DOMÍNGUEZ SAN MILLÁN.

El presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, participó ayer en San Millán de la Cogolla en la apertura de la reunión del Consejo Nacional de Patrimonio Histórico, que ha escogido esta localidad y Santo Domingo de la Calzada como sedes del encuentro que está desarrollando en nuestra comunidad autónoma, para dar cuenta de la labor realizada en el último año con relación al patrimonio nacional y preparar las que se deberán llevar a cabo en la siguiente anualidad.

A su llegada al Monasterio de Yuso, en cuyo Salón de la Lengua se desarrolló la reunión, Ceniceros fue recibido por el director general de Bellas Artes y Patrimonio Cultural de Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, Luis Lafuente, así como por el director general de Cultura y Turismo del Gobierno riojano, Eduardo Rodríguez Osés, y la coordinadora de la Fundación San Millán, Almudena Martínez.

Tras la foto de familia y ya en el aludido salón, el presidente regional se dirigió a los asistentes, representantes de las comunidades autónomas y de otros organismos relacionados con la preservación del patrimonio, asegurándoles que «es un honor acoger esta reunión en nuestros monasterios de San Millán de la Cogolla, que este año celebran el 20º aniversario de su declaración como Patrimonio de la Humanidad» y destacando que es «enorme la responsabilidad que tenemos y firme nuestro compromiso de preservar nuestro legado».

En ese aspecto, avanzó que el Ejecutivo riojano quiere «dar un nuevo impulso a la labor de protección, conservación y difusión del patrimonio histórico riojano para su transmisión a las generaciones futuras» y recordó que con motivo de dicha efeméride, se han organizado actividades en torno a San Millán de la Cogolla «para destacar su incalculable labor y su trascendencia como punto de origen de nuestra lengua».

Patrimonio y turismo

Durante su intervención, Ceniceros defendió la convivencia entre patrimonio y turismo «para hacernos crecer, aumentar nuestra proyección exterior y generar riqueza», poniendo como ejemplo «la catedral de Santo Domingo de la Calzada y los monasterios de Suso y Yuso».

El jefe del Ejecutivo regional mostró su convicción de que «el patrimonio histórico puede contribuir a favorecer una mayor cohesión social, lograr un desarrollo sostenible y fortalecer la identidad colectiva». Para ello, advirtió de que «es imprescindible mejorar la coordinación entre la Administración del Estado y las comunidades autónomas para cuidar, recuperar y aprovechar mejor nuestro patrimonio compartido. Un patrimonio que se ha convertido en un potente foco de atracción de visitantes y que ha contribuido a consolidar el turismo como una actividad económica fundamental para la economía española», afirmó antes de concluir refiriéndose al Año Europeo de Patrimonio Cultural 2018, que consideró «una gran oportunidad para nosotros».

Fotos

Vídeos