El parque del Carmen hecho a mano

Un participante en la 'quedada' de pintores pinta en acuarela una imagen del parque del Carmen. :: Díaz uriel/
Un participante en la 'quedada' de pintores pinta en acuarela una imagen del parque del Carmen. :: Díaz uriel

Los participantes en una 'quedada' de pintores inmortalizaron con lápiz, papel y acuarela el céntrico parque de Logroño

GEMMA BENITO / L.S. LOGROÑO.

Poesía muda, que diría Da Vinci. Un mensaje del dolor, como definió Frida Kahlo. Así es la pintura. Y por eso ayer, por tercera vez en este año, varias personas se reunieron en el Parque del Carmen para fotografiarlo con sus manos. Ya habían coincidido en las anteriores citas, la primera en la Casa de las Ciencias y la segunda en el Parque de la Ribera.

Julio Verdú es el máximo artífice de estas 'quedadas' en alguno de los puntos más significativos de la capital riojana con el fin de pintar y moldear la realidad de la ciudad. «Todo esto nace del movimiento mundial conocido como 'Urban Sketchers'», afirmó Julio Verdú. Este movimiento consiste en dibujar 'in situ' directamente lo que se ve. Para Julio, el dibujo no es más que una relación entre lo que ves y lo que quieres plasmar y por eso con la pintura «hay otra idea de tiempo». La explicación no es otra que la concertación.

Citando a Winston Churchill con «La pintura como pasatiempo», este biólogo jubilado explicó que «en momentos de mucho estrés, te metes de lleno en la pintura. Y claro, como tus neuronas no pueden hacer dos cosas a vez, dejas de tener la cabeza ocupada en lo que te preocupa -en el caso del político británico, las guerras de la Segunda Guerra Mundial- y ahí es cuando te relajas».

Julio Verdú Organizador de la quedada «Todo el mundo sabe dibujar. El problema es dibujar comparándose» Eduardo Dibujante y asistente a la quedada«Cuando estaba en Nueva York, todas las noches pintaba una acuarela»

La primera excusa que surge a la hora de ponerse a pintar en la calle es el «no sé dibujar». Julio lo califica de «mentira» ya que todo el mundo sabe dibujar; el problema es «dibujar y compararse a los demás», por eso quizá todos los niños son artistas sin ni siquiera saberlo. «Todo el mundo tiene su manera y su estilo. Tu puedes meterte en tu dibujo y que éste sea solo y exclusivamente para ti», dice. La segunda, es la vergüenza, justificación que usan otros tantos.

Viajar. Viajar con una herramienta diferente en el bolsillo que te permite ir a cualquier sitio. Hacer fotografías y crear recuerdos con la muñeca. «Conocer la ciudad y sus detalles mucho más», eso es lo que aporta la fotografía según Julio Verdú a las expediciones turísticas.

Eduardo, uno de los asistentes a la 'quedada', cuenta que «cuando estaba en Nueva York, cada noche pintaba una acuarela y eso implicaba acostarme una hora y media mas tarde que el resto». Otro de los participantes, en sus vacaciones en Salou, también retrató la playa desde diferentes puntos. «Dejaba a mi mujer y me iba al otro punto de la playa», cuenta.

La consigna de la 'quedada' es «estar todos juntos», aunque luego se reparten y dispersan por el parque. Tres de ellos empiezan por el blanco y negro y luego aportan la luz que todo transforma y cuyo nombre es color. El otro, colorea primero el papel y después esboza la idea que quiere inmortalizar para después definir el trazo con rotulador negro.

Se sientan, y como a Vetusta Morla, les han dejado las pinturas y una historia en blanco, dónde no hay principio ni final, sólo lo que quieran ir contando.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos