El Papa comparte mesa con miles de indigentes

Pide a los católicos que combatan la «indiferencia» ante los excluidos y necesitados en la primera Jornada Mundial de los Pobres

COLPISA / AFP VATICANO.

El papa Francisco compartió mesa ayer con millar y medio de personas en situación de exclusión. En la primera Jornada Mundial de los Pobres, pidió a los católicos que luchen contra la «indiferencia» hacia los más necesitados antes del almuerzo que tuvo lugar en el Aula Pablo VI del Vaticano, donde cada miércoles celebra las audiencias generales. La jornada tiene como objetivo instar a los creyentes a que reaccionen contra lo que califica «la cultura del descarte y del derroche» y fomenten «la cultura del encuentro».

Los comensales vinieron de Italia, Francia, Polonia, Bélgica o Luxemburgo. Jorge Mario Bergoglio almorzó junto a 1.500 pobres, mientras que otros 2.500 fueron repartidos en los comedores de las diferentes instituciones pontificias. La inmensa sala Pablo VI, junto a la basílica vaticana, se transformó para el almuerzo en un comedor con 150 mesas redondas adornadas con flores. El menú incluía ñoquis, ternera con verduras y tiramisú, todo preparado por un chef a cargo de las comidas oficiales del Vaticano. Cada invitado recibió también bombones y una flor.

«Tenemos talento a los ojos de Dios. Por tanto nadie puede considerarse tan pobre hasta el punto de no poder dar nada a los demás», declaró el pontífice argentino antes de la comida en una misa que celebró en la basílica de San Pedro y a la que asistieron unos 7.000 indigentes. «No hacer nada malo no basta. Dios es un padre en busca de sus hijos a quien confiar sus bienes y sus proyectos», dijo Francisco.

Para el jefe de la iglesia católica, «esta omisión es también un pecado frente a los pobres». «Aquí, tiene un nombre preciso: la indiferencia. Es como decir 'esto no me incumbe, no es asunto mío, es culpa de la sociedad'», aseguró. En los pobres, «en su debilidad hay una fuerza salvadora. Y aunque ante los ojos del mundo tengan poco valor, son ellos los que nos abren el camino del cielo», agregó el Póntifice.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos