A Pamplona hemos de ir... desde Logroño

Ataviados con el uniforme sanferminero, numerosos jóvenes riojanos partían ayer por la mañana desde la estación de autobuses de Logroño rumbo a Pamplona y sus fiestas. :: miguel herreros
Ataviados con el uniforme sanferminero, numerosos jóvenes riojanos partían ayer por la mañana desde la estación de autobuses de Logroño rumbo a Pamplona y sus fiestas. :: miguel herreros

Cientos de jóvenes se desplazaron ayer a la capital navarra para disfrutar de las fiestas

GEMMA BENITO / M.I.M. LOGROÑO.

Llenos de mochilas, algunas con algo de alcohol, pañuelos rojos al cuello, fajas del mismo color en la cintura y muchas ganas de fiesta. Así acudieron ayer numerosos riojanos a la estación de autobuses de Logroño para desplazarse a la vecina Pamplona y disfrutar del primer día de los sanfermines 2017.

Con unos minutos de retraso, salieron los primeros dos autobuses. Entre sus ocupantes se encontraban tres colombianos que pusieron rumbo, por primera vez, a la capital navarra, con el deseo de «pasarlo bien» y «volver sanos y salvos», dijeron entre risas. «A ver si no nos llueve» era la petición de un grupo de cuatro chicas, veteranas en el chupinazo de las fiestas pamplonicas, que siempre que pueden, van. «Hay todo tipo de gente, como en todos los sitios, pero nunca hemos tenido ningún problema», relató una de ellas. Otra relataba que «sí que hay muchas aglomeraciones, pero también hay muchos sitios para estar. No nos metemos en la plaza del Ayuntamiento, lo vemos en pantallas gigantes y luego, poco a poco entramos en la fiesta, y al final se está más en la calle que en los bares». Por motivos laborales, fueron y volvieron en el día. A las ocho estaban de regreso a Logroño.

No fueron todo jóvenes los que se desplazaron para disfrutar del chupinazo. Un matrimonio adulto, también asiduo y ataviado con la típica vestimenta de San Fermín, lo definió como «un ambiente de fiesta, por eso siempre disfrutamos mucho». En principio iban solo ayer, «pero a lo mejor volvemos el sábado», aventuraban.

Más puntual salió el autobús de las 10. Todos montaron a tiempo a pesar de que a las 9.30 los más rezagados hicieron fila para comprar sus billetes. Desde Logroño salieron también dos matrimonios de Barcelona que además del chupinazo tenían previsto acudir también a los toros. «Vamos hoy y si vemos que nos gusta y que disfrutamos, volvemos mañana», relataban.

Con el lema 'La vida son tres días, dos de fiesta y uno de resaca' en sus camisetas, tres logroñesas también partieron en dirección a Pamplona. Dos de ellas repetían, la tercera se estrenaba en las fiestas del patrón de la vecina ciudad e iba con la intención de «pasarlo bien y ver el ambiente», aparte de «tomar algo, estar con las amigas y disfrutar de la fiesta». Ellas también iban con la idea de ir sólo al chupinazo, pero dejando abierta la puerta a un posible regreso durante esta semana de fiestas.

Fotos

Vídeos