Los padres de la pequeña Nadia serán juzgados por exhibicionismo y pornografía infantil

R.C. LÉRIDA

. Los padres de Nadia, la niña mallorquina que vivía en Fígols (Lérida), serán juzgados por los delitos de exhibicionismo y tenencia de pornografía infantil. El caso fue descubierto después de que la pareja pidiera dinero a través de las redes sociales para tratar en el extranjero a su hija de una supuesta enfermedad rara.

La resolución del titular del Juzgado de Instrucción número uno de la Seo de Urgel acuerda la apertura de juicio oral contral Fernando Blanco y Margarita Garau, que tienen otra causa abierta acusados de estafa con los donativos para sufragar los supuestos gastos sanitarios de la menor. La Fiscalía pide para cada uno una pena de dos años de cárcel y que se les prohíba ver a la menor durante diez años.

El juez también acuerda que se investigue la capacidad económica de los padres, para asegurar las responsabilidades que se pudieran derivar del proceso judicial. Durante la investigación por el delito de estafa -por el que Fernando Blanco permanece en prisión preventiva y la madre ha perdido la patria potestad de la pequeña-, los Mossos d'Esquadra encontraron 41 fotografías en el ordenador de los padres en las que éstos mantenían relaciones sexuales en la misma cama que estaba la niña. Se hallaron 15 imágenes de la menor desnuda y con «actitudes impropias» para su edad.

Fotos

Vídeos