Los padres de Nadia, a un paso de ser juzgados por estafar 1,1 millones en donativos

R. C.

Lérida. El Juzgado de Instrucción número 1 de Seo de Urgel (Lérida) ha dejado a los padres de Nadia a un paso de ser juzgados por un delito de estafa por los 1,1 millones de euros que recaudaron en donativos para sufragar gastos de curación de la enfermedad rara que sufría la menor. En una resolución, el juez da por finalizada la instrucción de la causa y emplaza a acusaciones y defensas a presentar sus escritos para enviar a juicio a los padres de la menor, Fernando Blanco y Margarita Garau, al apreciar suficientes indicios para que sean juzgados por un delito de estafa agravada.

Según el instructor, los padres «habrían estado dedicándose de forma conjunta a orquestar una estafa, sirviéndose para ello de su hija de 11 años». Los acusados que acudieron a los medios de comunicación «llegaron a emplear» a su hija en actos benéficos con público en directo para recaudar fondos y poder tratar a la niña que padece una enfermedad diagnosticada como tricotiodistrofia, pero, añade el auto, no se ha podido acreditar que el gasto médico privado realizado exceda de los 4.000 euros.

En el escrito se especifica que los padres de Nadia habrían recaudado 1.111.317 euros en donativos, por lo que crearon la asociación Nadia Nerea que, en la actualidad, mantiene en su cuenta 313.748 euros. A su vez, otra cuenta a nombre de la menor y la madre contiene un saldo de 5.645 euros, añade el juez. El juez asegura que las cuentas se emplearon «para costear la vida de los investigados», con pagos en supermercados, tiendas de electrónica o centros comerciales.

Fotos

Vídeos