El padre de la pintura metafísica

'Las musas inquietantes' (1917) es una de sus obras más conocidas.
'Las musas inquietantes' (1917) es una de sus obras más conocidas.

Barcelona alberga la mayor retrospectiva realizada nunca en España a Giorgio de Chirico, precursor del surrealismo

MÓNICA BERGÓS BARCELONA.

«Todavía no sé dar una explicación a esos cuadros». Con esta arrebatadora franqueza, el presidente de la Fondazione Giorgio e Isa de Chirico, Paolo Picozza, se refería ayer a las pinturas que el maestro italiano dedicó a «los baños misteriosos», en las que aparecen hombres desnudos sumergidos en bañeras-parqué, con el agua representada como una trama espesa de líneas colocadas en zigzag.

A sus 80 años, el artista, poseedor de una poderosa imaginación, explicó cuál fue el origen del asunto. «Se me ocurrió una vez que estaba en una casa en la que habían encerado mucho el suelo. Vi a un señor que caminaba delante de mí, cuyas piernas se reflejaban en el suelo. Tuve la impresión de que podía sumergirse en él, como si fuese una piscina, e incluso nadar. Y entonces me imaginé piscinas extrañas con hombres inmersos en aquella especie de agua-parqué», relató.

Trece de esas inquietantes pinturas podrán contemplarse hasta el 22 de octubre en el CaixaForum de Barcelona, en el marco de la gran retrospectiva 'El mundo de Giorgio de Chirico. Sueño o realidad' que la Obra Social La Caixa dedica al genio italiano. Se trata, según detalló Picozza, de la «mayor muestra sobre el artista que se ha organizado nunca en España». Abarca 142 obras, la mayoría de la fundación, junto a préstamos de más de una veintena de museos y colecciones privadas. La muestra también viajará a Madrid, Zaragoza y Palma de Mallorca. Para el responsable de la fundación, existen paralelismos entre la obra del artista italiano y la figura de Pablo Picasso, a quienes califica como «los mayores pintores del siglo XX». «Son dos artistas mediterráneos que amaban el mar». Sus trayectorias se relacionan entre sí y se oponen, pues mientras que las obras del malagueño muestran «la luz del día y la consciencia», los cuadros de Chirico se sitúan en «una larga noche» marcada por la representación del subconsciente.

LAS CLAVESAsumió las ideas de Nietzsche y Schopenhauer, y sus cuadros se sitúan en «una larga noche» La obra del artista italiano influyó en movimientos diversos, desde el realismo mágico al pop art

Considerado el inventor de la pintura metafísica, De Chirico mostró una enigmática visión de la existencia, con referencias al sueño y a la memoria. Su obra influyó en diversos movimientos artísticos, desde el surrealismo hasta el realismo mágico, el pop art o el arte conceptual. En sus melancólicos paisajes metafísicos no parece existir ninguna lógica, pero el conjunto interpela a la memoria del espectador y toca sus sensaciones más profundas.

Admirador de Nietzsche y Schopenhauer, asumió sus ideas y las trasladó al arte. Entre sus pinturas más conocidas se encuentra 'Las musas inquietantes'. Realizada en 1917, en plena contienda europea, muestra en primer plano unas extrañas estatuas que tienen como paisaje de fondo la ciudad italiana de Ferrara, con un cielo de color ceniza que representa la guerra.

La exposición contiene óleos, dibujos, litografías y esculturas fechados entre 1913 y 1976. Está estructurada en seis ámbitos. Empieza por los retratos y autorretratos pintados por el artista, entre los que destaca 'El retrato de la señora L.Gartzen' (1913). Continúa con los interiores metafísicos, una temática que nació durante la Primera Guerra Mundial. El tercer apartado se refiere a las pinturas en las que aparecían plazas de Italia y maniquíes, y de este periodo son los cuadros más célebres del pintor. El cuarto, a los baños misteriosos. La quinta sección reúne las obras de los años 40, cuando redescubrió la tradición pictórica de los grandes artistas del Renacimiento y el Barroco. La exposición se cierra con una referencia al mundo clásico y los gladiadores, elementos constantes a lo largo de la obra del artista italiano.

Fotos

Vídeos