Óleos de Montiel en el Museo de La Rioja y sedas de Tarnawska en el Torreón de Haro

Susana Baldor (i), José Antonio Tirado, Svetlana Tarnawska, Leonor González, Antonio Montiel y Miguel Montiel. :: jONATHAN herreros
/
Susana Baldor (i), José Antonio Tirado, Svetlana Tarnawska, Leonor González, Antonio Montiel y Miguel Montiel. :: jONATHAN herreros

La abstracción rubrica el personal trabajo de ambos autores, cuyas exposiciones se prolongarán varios meses en nuestra comunidad

ESTÍBALIZ ESPINOSA LOGROÑO.

El hilo y la acuarela trazan las propuestas del Museo de La Rioja para los próximos meses. Dos exposiciones tejidas por la singular personalidad de sus autores -Svetlana Tarnawska y Antonio Montiel- y por su especial vinculación con este territorio. Antonio Montiel, afincado en Navalsaz desde hace más de tres décadas, reconoce «el amor que le tengo a mi tierra» y que, desde el pequeño pueblo de la sierra que habita, «me da un enfoque de la vida bastante específico». Tarnawska es una artista estadounidense, de origen ruso y afincada en Logroño desde hace casi un año. Considera la capital riojana un «jardín botánico maravilloso» donde ella ha florecido. Más aún, dice ser «una americana afortunada de encontrar mi lugar en La Rioja, en Logroño».

Su exposición, titulada 'Deambular por el hilo' y enmarcada en la iniciativa Mujeres en el Arte, se inaugura hoy en el Museo del Torreón de Haro. En la seda, base de sus lienzos, Svetlana Tarnawska dice haber encontrado la paz. Sobre ella cose, pinta y escribe su diario íntimo, nutrido por los ancestros, los recuerdos, los sueños, la naturaleza, las obras maestras del arte. Un proceso personal que se traduce en lienzos abstractos donde la autora, a falta de palabras que le permitan transmitir lo que quiere, se expresa a través de su arte. «Creo mi obra puntada a puntada en los sitios más insospechados, ya que encuentro quietud en el propio trabajo al margen del contexto», reconoce Tarnawska, en quien se funden los procesos vital y artístico. «Comparo mi experiencia con el cuento de La Sirenita, con su deseo de tener piernas, ser humana y tener amor, pero ese deseo tenía un precio». Por eso llegó a España, para respirar, y aquí, en Logroño, se ha retirado del mundo voluntariamente.

Deambular por el hilo
De Svetlana Tarnawska.
En el Museo del Torreón de Haro.
Desde hoy hasta el 16 de septiembre.
Con agua de Rioja
De Antonio Montiel.
En el Museo de La Rioja.
Desde mañana hasta el 24 de junio.

Más allá del pigmento

Sobre la seda, Tarnawska cose, pinta y escribe su diario íntimo, nutrido por los recuerdos y los sueños El artista arnedano expone 35 acuarelas sobre papeles de tina en los que incorpora hilos, cuero, metal...

Antonio Montiel, por su parte, abandonará mañana Navalsaz por unas horas para inaugurar 'Con agua de Rioja' en el Museo de La Rioja. La exposición reúne 35 acuarelas sobre papeles de tina o trapo en los que se inmiscuyen distintos materiales (hilo de oro y plata, metal, cuero...) más allá del pigmento y el agua.

«Mi trabajo se basa en el deambular, en la investigación y ciertos interrogantes sobre el arte y la sociedad que nos acompaña», explicaba ayer el autor, en esta ocasión patrocinado por las bodegas Familia Escudero de Grávalos, con la que tiene vinculación familiar.

Ambos autores presentaron ayer sus exposiciones junto a la consejera de Desarrollo Económico, Leonor González Menorca; el conservador del Museo de La Rioja, José Antonio Tirado; la comisaria Susana Baldor y Miguel Montiel, de Bodegas Escudero. Tirado se refirió a la intención del Museo de La Rioja de «mejorar y ampliar (a las tardes y los sábados)» sus actividades didácticas con el afán de abrirse a la sociedad riojana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos