Nuevos milagros emilianenses

Gonzalo de Berceo (s. XIII) lee sus versos para el abad Juan Sánchez y el público, entre el que se encuentra Teodoro Lejárraga (a la izquierda). /  J. MARÍN
Gonzalo de Berceo (s. XIII) lee sus versos para el abad Juan Sánchez y el público, entre el que se encuentra Teodoro Lejárraga (a la izquierda). / J. MARÍN

Tras un primer fin de semana con 150 entradas agotadas, el próximo sábado y domingo habrá seis últimos pases Suso acoge por primera vez visitas teatralizadas que narran la historia del monasterio a través de sus personajes, organizadas por la Fundación San Millán y representadas por Sapo Producciones

Mientras sedién las yentes esti signo vediendo, fuéronse las estrellas por el cielo moviendo; volavan por el ayr, entre sí se feriendo, como omnes qe lidian tornando e fuyendo...'' Escuchar a Gonzalo de Berceo recitar sus propios poemas sobre 'La vida de san Millán de la Cogolla' e incluso ver al mismísimo eremita, al final de sus largos y venerables días, tenderse a morir en la cueva del oratorio que hoy acoge su cenotafio es un milagro que solo los santos y los actores pueden lograr.

En esta ocasión el prodigio es obra y gracia de la compañía riojana Sapo Producciones. Por primera vez La Fundación San Millán de la Cogolla (FSMC) organiza visitas teatralizadas al monasterio de Suso para mostrarlo a través de una sucinta recreación histórica con varios personajes protagonistas. Ayer se celebraron tres primeros pases de media hora de duración para veinticinco personas cada uno y hoy hay programados tres más (todos ellos con las reservas agotadas desde hace días). El próximo fin de semana habrá otras tres funciones el sábado 12 (a las 15.45 h., 16.45 y 17.45) y las tres últimas el domingo 13 (a las 11.15 h., 12.15 y 13.15). Las reservas deben hacerse a través del apartado de inscripciones de la web (www.emilianensis.com) y el pago en la taquilla del monasterio el mismo día de la representación.

MICROTEATRO EN SUSO

Organizan
Fundación San Millán de la Cogolla
Sapo Producciones
Funciones
Hoy domingo 6
entradas agotadas
Sábado 12
15.45 h., 16.45 y 17:45
Domingo 13
11.15 h., 12.15 y 13.15
Sesión
grupos de 25 personas, 25 minutos de duración
Tarifa
4 euros
Reservas
www.emilianensis.com (a través del apartado de inscripciones) y pago en la taquilla del monasterio
Más información
info@emilianensis.com y 669 60 00 50

En total serán trescientas personas las que podrán ver Suso de este modo en esta primera edición. La misma iniciativa de visitas teatralizadas lleva desarrollándose con gran éxito en el monasterio de Yuso (el de abajo) desde el 2012, así como en la abadía cisterciense de Cañas (desde 2014), en todo caso organizadas por la FSMC y representadas por Sapo.

En Suso, la compañía fundada por Martín Nalda y José Lapeña recrea un viaje en el tiempo desde la actualidad hasta el siglo VI, cuando Emiliano muere en su eremitorio a los 101 años de edad, después de una vida de ascetismo, milagros y santidad. Únicamente dos actores, el propio Lapeña y la actriz Gemma Viguera, devuelven a la vida a seis personajes pertenecientes a distintas épocas del lugar. Aunque también cuentan con dos colaboraciones especiales: Georgina, guía de los monasterios de San Millán, y Teodoro Lejárraga, guardián de Suso e hijo del recordado Tarsicio, que durante muchos años desempeñó esa misma labor. Precisamente la figura de los guardianes es hilo conductor de la visita.

Es Lejárraga quien comienza recibiendo a los visitantes, que suben a Suso desde Yuso en autobús, destacando la importancia de ambos monasterios, Patrimonio de la Humanidad desde 1997. Enseguida es interrumpido por Ángela Alesanco, una vecina del siglo XIX, que en 1857 disputaba a los monjes el derecho a usar como corral aquel antiguo templo, entonces en muy mal estado.

Desde fuera, la mujer conduce al público hasta el pórtico empedrado que alberga el panteón de los siete infantes de Lara. Aunque a quien ella llama a voces para arreglar sus asuntos es al fraile Faustino, el que asoma a la puerta del monasterio es el portero Bienvenido, remontándose al siglo XIII. Es el momento de conocer a uno de los grandes protagonistas que ha dado este hermoso valle, el poeta Gonzalo de Berceo. En la recreación, el astuto abad Juan Sánchez convence al bueno de Gonzalo para leer alguno de sus versos y de paso firmarle unos documentillos. Es entonces cuando el poeta más universal de La Rioja recita aquello de 'fuéronse las estrellas por el cielo moviendo...', una pequeña muestra de la lengua romance que se haría célebre precisamente en San Millán.

Finalmente, los visitantes acceden al interior del monasterio. Solo penetrar en este recinto tiene ya algo de sagrado. La guía Georgina describe brevemente sus elementos visigóticos, mozárabes y pre-románicos, predominando el mozárabe del siglo X. También es un viaje en el tiempo. De hecho, el espectador tiene que dar un nuevo salto atrás, el definitivo, e imaginarlo en el siglo V, cuando allí solo estaban las cuevas del monte a las que Emiliano se retiró a meditar y donde fundó la congregación seminal del cenobio posterior.

En este marco, ciertamente incomparable, llega el momento del clímax de una recreación que comenzó con humor y va a terminar de forma casi mística. Es el año 574, el propio Emiliano, anciano y sereno, aparece apoyado en su cayado y se dispone a descansar por fin. Solo un discípulo, Aselo, vela su muerte. San Millán se hace así inmortal y, ahora, gracias al teatro, un recuerdo imborrable y una hermosa lección.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos