El «novato» Sacristán y el pequeño «experto» Sandro

Pau Durà emociona con 'Formentera Lady' en el Festival de Málaga con su nostálgico retrato de un 'hippie' de los 70 en la isla

REGINA SOTORRIO MÁLAGA.

Reconoce Sandro Ballesteros que no conocía a aquel tipo con el que iba a compartir pantalla. «Pero me dijeron que era uno de los mejores actores de España y flipé», apunta. Es su primer largometraje, solo tiene once años, pero ante la prensa contesta con la soltura de quien lleva años en el negocio. Su colega de reparto resultó ser José Sacristán. «Y no es que me haya ayudado, es que me lo ha dado todo», sentencia el joven. El actor de Chinchón también se emociona y confirma ese buen rollo entre «el experto Sandro y el novato Sacristán». «Muchas gracias, Pepe. Bueno, abuelo», concluye Sandro. En esa conexión entre Sacristán y Ballesteros, abuelo y nieto en la ficción de 'Formentera Lady', la película que escribe y dirige Pau Durà que ayer se presentó a la competición oficial del Festival de Málaga. Forjó el guión durante unas vacaciones en la isla cuando estaba a punto de ser padre. «Entonces pienso en el paraíso que fue Formentera en los 70 y en qué pasaría con un hippy que ha venido a vivir aquí y al que le caiga la gran responsabilidad de la paternidad», detalla. A ese 'hippie' encarna José Sacristán, un maestro del banjo que se resiste a dejar la aparente libertad que le da su estilo de vida desenfadado de música, amor y drogas. Todo cambia cuando su nieto aparece en escena y se ve obligado a responsabilizarse de alguien que no es él mismo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos