Multa de 25 millones al gran empresario del carbón por destruir un yacimiento

MATEO BALÍN MADRID.

La Audiencia Provincial de Huesca ha condenado al empresario minero leonés Victorino Alonso a dos años de prisión y al pago de 25,5 millones de multa como responsable de la destrucción en 2007 del yacimiento prehistórico de la Cueva de Chaves, en Bastarás (Huesca), uno de los más importantes del neolítico español y europeo.

La sentencia, declarada ahora firme, estima de forma parcial el recurso de Alonso y rebaja en medio año de prisión la condena que le impuso en noviembre de 2016 el titular del Juzgado de lo Penal número 1 de la capital oscense. Para ello, la Audiencia Provincial aprecia una atenuante de dilación indebida en la instrucción de la causa. Los magistrados, eso sí, confirmaron el resto de la sentencia dictada por el tribunal de primera instancia, tanto en relación con los hechos como con los argumentos en que se basó el juzgador para condenar al acusado por un delito contra el patrimonio arqueológico.

La sentencia confirma que el empresario estuvo vinculado a la sociedad que gestionaba el coto de caza vallado donde se encontraba el yacimiento, en una cueva de 3.300 metros cuadrados en el municipio de Bastarás (Huesca).

Señala que le dio la orden para entrar con una excavadora de gran tonelaje en el interior de la cueva para realizar unos trabajos: vaciado de las losas y el sedimento con el fin de nivelar el suelo y colocar abrevaderos y comederos para la cría de cabras. Aprecia, además, que Alonso creó un entramado que no le vinculaba directamente a Fimbas, la sociedad que gestionaba el coto, y que era él quien realmente daba las órdenes, entre ellas la de destruir el yacimiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos