La mujer muerta en Gran Canaria se ahogó en la piscina sin signos de violencia

R. C.

las palmas. La mujer holandesa que el domingo fue encontrada muerta en la piscina de la casa donde residía en Taurito (Gran Canaria) falleció ahogada, según corroboró la autopsia, que además no halló ningún signo en su cuerpo de que hubiera sufrido violencia. Según informaron a Efe fuentes de la Guardia Civil, el análisis del cadáver corroboró lo que los agentes ya habían apreciado en el propio lugar de los hechos: la falta de indicios que apuntasen a que la muerte fuera resultado de un hecho delictivo.

Las fuerzas de seguridad buscaron inicialmente a la pareja de la fallecida, un ciudadano irlandés, porque algunos testigos lo vieron marcharse de la casa tras haber discutido con la mujer. Sin embargo, él mismo se presentó a lo largo de la tarde en la vivienda, declaró ante los agentes en calidad de testigo (no de investigado) y quedó en libertad ante la falta de indicios de que se tratase de un homicidio.

Fuentes de la investigación indicaron que la mujer fue encontrada muerta en la zona de la piscina, con medio cuerpo dentro del agua (la cabeza y el tórax) y el resto, en el borde. Dado que la autopsia confirma que se ahogó, los investigadores barajan ahora la hipótesis de que la mujer sufriera algún tipo de desvanecimiento que la hiciera caer.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos