Una mujer muere de un infarto tras recibir una paliza de su pareja en Valencia

Un coche de la Guardia Civil, frente a la casa de Guadassuar (Comunidad Valenciana). :: efe/
Un coche de la Guardia Civil, frente a la casa de Guadassuar (Comunidad Valenciana). :: efe

La víctima se desplomó tras decirle a un vecino, que había escuchado los gritos, que le habían pegado y falleció mientras era trasladada al hospital

MANUEL GARCÍA

guadassuar. Maricica G., de 52 años, falleció en la tarde del jueves al sufrir un infarto de miocardio minutos después de haber sido agredida presuntamente por su pareja sentimental, Iosif L., de 40 años, ambos de nacionalidad rumana. Los hechos ocurrieron en el domicilio de la pareja, que mantenía una relación esporádica, en la localidad valenciana de Guadassuar.

Los hechos ocurrieron sobre las 19:00 horas del jueves. Eusebio, un vecino del piso primero, escuchó «gritos y llamadas de socorro» procedentes de la vivienda del bajo. Este hombre explicó que no lo dudó un instante y bajó las escaleras con celeridad. A la vez, llamó a la Policía Local, quien informó a la Guardia Civil. Tras la llegada de los agentes, y con Eusebio frente a la vivienda, el presunto agresor abrió la puerta del piso.

Teléfono de atención a víctimas por violencia de género

«Ella estaba vistiéndose y sentada en la cama. Tenía la cara hinchada», explicó este vecino, quien señaló que le preguntó a Maricica si su pareja le había agredido. «Me dijo que sí. Inmediatamente, cayó desplomada», destacó Eusebio.

Los agentes que accedieron a la vivienda preguntaron al compañero sentimental de la mujer si había utilizado algún objeto contundente para agredirla. Según explicó este vecino, la actitud de Iosif frente a los agentes fue de negación en todo momento. «Él decía que no. Pero a la vez acariciaba con cariño a su pareja y le pedía perdón mientras lloraba», relató el testigo.

Pocos minutos después, la mujer, quien tiene una hija que vive en Alzira y dos hermanos que residen en la propia localidad de Guadassuar, fue trasladada en ambulancia hasta el centro sanitario más cercano, el hospital Universitario de la Ribera, en Alzira, donde entró en parada respiratoria y falleció tras sufrir un infarto. Cuando se le realizó la autopsia se certificó que, además de sufrir este ataque cardiaco, tenía diversas excoriaciones repartidas por todo el cuerpo, supuestamente producto de la agresión.

La pareja compartía la vivienda de Guadassuar con un hombre mayor que había sido trasladado a una residencia pocos días antes. Los vecinos de la calle explicaron que habían tenido que quejarse en ocasiones anteriores por ruidos procedentes del piso. Asimismo, destacaron que ambos inquilinos consumían alcohol.

Ayer seguía custodiada la vivienda por parte de la Guardia Civil, mientras el presunto agresor era trasladado a la casa desde el cuartel de Carlet, donde permanecía detenido por un delito de malos tratos en el ámbito familiar, para efectuar la reconstrucción de los hechos. Allí estuvo durante media hora.

En su estancia en el cuartel coincidió con Eusebio, el primer testigo del hecho, quien acudió a explicar lo ocurrido: «Cuando lo vi le dije que fuera un hombre y que dijera la verdad». Está previsto que el detenido pase hoy a disposición judicial.

Nueva agresión

Asimismo, ayer una joven de 28 años fue ingresada en un hospital de Castellón con contusiones tras ser presuntamente agredida por su expareja sentimental, un hombre que después intentó lesionarse y que ya ha sido detenido.

El suceso se produjo en la madrugada en la calle del Riu del municipio de Benicarló, cuando por circunstancias no precisadas la mujer fue agredida por su excompañero sentimental. Posteriormente, el hombre fue detenido por la Policía Local, aunque la Guardia Civil se hizo cargo de la investigación.

Estos dos agresiones ocurridas en menos de veinticuatro horas en la Comunidad Valenciana se suman al asesinato de otra mujer, ocurrido hace una semana, justo en la víspera del día contra la violencia de género. La víctima, de nacionalidad alemana, fue encontrada muerta en un chalé de Vinaròs (Castellón). Presentaba un disparo en la cabeza efectuado por su expareja, quien después se suicidó.

Asimismo, el día 12 un hombre degolló a su hija de dos años en Alzira (Valencia) tras un conflicto con su pareja; y unos días antes, otra mujer fue asesinada de cinco disparos por su exmarido en Elda (Alicante).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos