La mujer asesinada en Elda denunció a su expareja hasta en tres ocasiones

La víctima, acribillada a tiros, murió en el hospital, mientras que el agresor, condenado por lesionarla y que se suicidó, iba a juicio ayer por amenazas

J. A. MARRAHÍ VALENCIA.

El mismo día en que esperaba justicia tras unas presuntas amenazas de su expareja, la vida de Jessy B. C. se esfumó ayer tras 24 horas aferrada la maquinaria de un hospital. Imanol C. S. debía haber sido juzgado por unas supuestas amenazas que ella denunció la semana pasada. El miércoles, el maltratador eludió la justicia y disparó contra su expareja ante su hijo de tres años, a las puertas de un colegio de Elda (Alicante). Acto seguido se suicidó. Ella ya le había denunciado al menos en tres ocasiones e Imanol cumplió condena hace un año por lesionarla.

Su relación de seis años se empezó a truncar en 2014, coincidiendo con la llegada al mundo del menor. Es la fecha en la que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana hace constar el primer antecedente judicial. Fue en septiembre. La víctima interpuso una denuncia contra su pareja, pero se negó a declarar contra Imanol. El asunto llegó a juicio y acabó absuelto.

La convivencia se reanudó y la violencia del eldense de 31 años emergió de nuevo. En enero de 2016, fue condenado por lesiones en el ámbito familiar. Reconoció los hechos y se benefició de la reducción de un tercio en la pena solicitada por el fiscal. Acabó condenado a 40 días de trabajos en beneficio de la comunidad. Al mismo tiempo, el tribunal le prohibió tener armas durante dos años y fijó una orden de alejamiento de ocho meses respecto a Jessy.

Sobrevino la separación y se pactó un régimen de visitas del menor. Pero el pasado día 5 Jessy denunció a Imanol por un presunto delito de amenazas. Imanol fue arrestado y quedó libre con una orden de alejamiento a la espera de juicio.

Fotos

Vídeos