6 MIRADAS 6

CRÍTICA DE ARTE - ALBERTO PIZARRO

Con motivo del I aniversario de Animart, el hotel Marqués de Vallejo y el Espacio Gastro 1911 han inaugurado una exposición, comisariada por Martínez Glera, con obras de Burgos, Goodchild, Karlin, Remírez de Ganuza, Ropero y Sánchez. Paz Villar, gentil anfitriona, puso espíritu navideño en el ambiente. Me he apropiado del título de la muestra porque evoca cómo mi maestro Santiago Amón se refería a la corrida: 6 toros 6, cada uno, en su 'repetitivo comportarse' descubre la raíz de su 'profunda diferencia'. Mutatis mutandis, la frase podría resumir esta colectiva.

Como ya di cuenta en esta página de las exposiciones de Ropero, Karlin y Burgos -en Navidad volverá a Ítaca(Varea) sin Penélope que lo espere-, evito la monserga. No así de las de los otros, pues cuando colgaron en tan suntuarias paredes no me había hecho cargo de la crítica de arte. Por eso será de quienes diga algo, aunque no con el pormenor que me merecen.

Max Goodchild se instaló hace más de tres años en Logroño. En una serie sobre el río Ebro pretendió explorar una parte viva y cambiante del paisaje. Si Heráclito advirtió que «no nos bañamos dos veces en el mismo río», la parte que pintó este inglés, con factura abstracta-conceptual, permanecerá, porque tiene calidad decorativa y belleza. Consigue efectos espaciales a través de contrastes de color, con la pretensión de que no confundamos pintura con algo que no lo sea.

Ángel Sánchez ha trabajado en agencias de publicidad. Siempre ligado a la fotografía -a la que considera 'una válvula de escape a una creatividad prostituida', una forma de comunicar lo que siente-, gusta de fotografiar el paisaje, lo que le emociona o agita, lo que le orea la mente. Entre otros espacios, ha mostrado su obra en el Museo de la Rioja y el Salon d' Automne de París.

Javier Remírez de Ganuza es un seudografitero de estudio. Sus cuadros, llenos de color, reflejan las pintadas de los muros de las ciudades. Inspirado en ellas, reflexiona con ambigüedad simbólica acerca de cómo funciona el mundo o en qué sociedad vive. Se aprecian rasgos refrescados del informalismo, Picasso, Basquiat, Dubuffet y estéticas actuales, en favorable y vertiginosa evolución.

En suma, nada que ver la obra de Burgos con la de Karlin o la de Remírez de Ganuza. Ni la canónica perspectiva de Ropero con la de Goodchild, quien no pretende la profundidad disponiendo los objetos en dirección a un punto de fuga, sino en sentido 'push and pull' (empujar y tirar). Lo de Sánchez no admite parangón.

En puridad, 6 miradas 6. Pero la mía, menos atenta a la cata de Witis Wine Merchants y a la degustación que al esplendente mujerío, apreció modelos de boutique, perfumes que se anuncian en TV con impoluto acento francés y maquillajes mágicos... Y entre los varones notables, la presencia del tenor riojano Miguel Olano. Mientras atendía a una señora afectada por una epistaxis, una pícara joyera, como para quitar hierro, me dijo que los hombres con quien más gastan en alhajas es con sus amantes. Todo es arte.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos