Minimalismo en varillas de hierro

El autor junto a una obra en la que aparece Diario LA RIOJA./DÍAZ URIEL
El autor junto a una obra en la que aparece Diario LA RIOJA. / DÍAZ URIEL

El escultor Juan Carlos Sánchez de la Nieta expone 'Mira, como la vida misma'

MARCELINO IZQUIERDOLOGROÑO.

A Juan Carlos Sánchez de la Nieta apenas le tembló el pulso cuando, formando parte del equipo nacional de tiro olímpico, participó en decenas de campeonatos internacionales. Casi toda una vida dedicado a una de las disciplinas deportivas más exigentes en cuanto a concentración, precisión y equilibrio físico y psíquico han influido, sin duda, en la vena escultórica de este logroñés nacido en 1963 y que ahora presenta en el hotel Marqués de Vallejo de Logroño la exposición titulada 'Mira, como la vida misma'.

«El mundo del hierro me ha atraído desde niño -explica Sánchez de la Nieta- y, además, siempre he estado muy familiarizado con él. Mi padre trabajaba ese material y yo trataba de imitarlo a mi forma cuando visitaba su taller. Él es muy meticuloso y perfeccionista, así que la primera lección que aprendí no fue otra que la de tener paciencia a la hora de moldear las varillas y a hacerlo lo mejor posible, costara lo que costara.

Título
'Mira, como la vida misma'
Autor
Juan Carlos Sánchez de la Nieta Pinillos
Lugar
Hotel Marqués de Vallejo de Logroño

Hace años, entre competición y competición, el hierro regresó a la vida de este tirador de élite, y regresó para quedarse. Comenzó el autor a crear esculturas vinculadas al mundo de su disciplina y de otros deportes, si bien de una forma artesanal y privada. Poco a poco, sin embargo, fue ampliando tanto la temática de sus figuras como la forma de expresarse hasta llegar a su primera exposición, que acaba de inaugurar.

«Intento captar los momentos cotidianos de la vida, así como otros aspectos que influyen la sociedad, como el cambio climático, el paro, el devenir de la vida... Solo hay que dejarse llevar a través de esa primera intuición, del reconocimiento del gesto habitual y del sentimiento, de la emoción», argumenta el autor.

La técnica que emplea Sánchez de la Nieta es simple y compleja al mismo tiempo. Emplea varillas de hierro de varios grosores, que va moldeando según la idea que quiere plasmar y la inspiración que surge en el momento. No hay soldaduras ni prolongaciones. Quizá por ello las obras tienen una vocación minimalista, una sencillez que describe todo un universo de mensajes y sensaciones a través de un simple alambre que se retuerce hasta dar en la diana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos